Público
Público

Londres compensará a los familiares de las víctimas del 'Bloody Sunday'

El ministerio de Defensa compensará economicamente a los familiares de las víctimas y heridos de los disturbios de aquel domingo de 1972

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las calles de Derry (Irlanda del Norte) quedaron teñidas de sangre el 30 de enero de 1972. Aquel día, los soldados de un regimiento de paracaidistas británicos tirotearon a un grupo de manifestantes pacíficos. El resultado: 13 muertos y 14 heridos.

Al final fueron 14 fallecidos porque uno de los heridos murió meses después como consecuencia de las heridas. El suceso pasó a la historia como el 'Bloody Sunday' (domingo sangriento) del Ulster. 

Casi 40 años después, el Ministerio británico de Defensa intenta cerrar uno de los capítulos más sangrientos de su historia reciente con una compensación económica a los familiares de las víctimas y heridos de aquel domingo de Irlanda del Norte en 1972 y que la banda de Música U2 homenajeó en 'Sunday Bloody Sunday'.

En un comunicado emitido este jueves por dicho Ministerio, que recoge la cadena pública BBC, Defensa reconoce 'el dolor de esas familias durante 40 años' y admite que miembros de las fuerzas armadas actuaron 'de manera equivocada' en aquella jornada.

El ministerio de Defensa recoge el 'dolor de las víctimas durante 40 años'

Defensa confirmó que tiene la intención de resolver el asunto 'con la mayor rapidez posible', aunque no ha precisado detalles sobre quiénes serán recibirán las compensaciones y qué cantidad.

En la carta enviada al primer ministro por el bufete de abogados Madden & Finucane, que representan legalmente a muchas de las familias afectadas, se preguntó al Gobierno por los pasos que iba a adoptar para 'compensar totalmente' a los familiares por 'las pérdidas de sus seres queridos, las lesiones de otros y las acusaciones vergonzosas que mancillaron su buen nombre durante muchos años'.

Un portavoz de Defensa indicó en el mencionado comunicado que el Ejecutivo 'sentía profundamente' lo ocurrido y confirmó que se compensaría económicamente 'donde hubiera responsabilidad legal'.

En junio del pasado año, el primer ministro presentó un informe dirigido por el exjuez del Tribunal Supremo lord Saville de Newdigate sobre lo sucedido al Parlamento. En aquella intervención, el primer ministro, David Cameron, reconoció que los tiroteados por los soldados británicos eran civiles inocentes.

'Estuvo mal. Lo que pasó nunca debería haber ocurrido. El Gobierno es el responsable último de la conducta de las fuerzas armadas y por eso, en nombre del Gobierno, de hecho en nombre de nuestro país, lo lamento profundamente', manifestó en aquella ocasión.