Público
Público

Londres exige rentabilidad a la ayuda humanitaria

Cruz Roja, el Banco Mundial o la ONU tendrán que demostrar que son eficaces si no quieren ver reducido su presupuesto 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Reino Unido ha pedido a diferentes agencias internacionales de ayuda humanitaria, entre ellas la Cruz Roja y varias agencias de la ONU, que demuestren que sus resultados son eficaces o, de lo contrario, se enfrentarán a reducciones en su financiación.

El presupuesto de ayuda británico va a ser protegido de los duros recortes planeados por el nuevo Gobierno británico, pero el secretario de Desarrollo Internacional, Andrew Mitchell, ha afirmado que los beneficiarios de la ayuda deben demostrar su rentabilidad.

Reino Unido gasta 3.000 millones de libras al año (unos 3.600 millones de euros) --una cantidad que supone casi la mitad de su presupuesto para la ayuda en el exterior-- a través de organismos internacionales.

Las 30 organizaciones que reciben fondos de Reino Unido incluyen el Banco Mundial, la ONU, la Cruz Roja, el Fondo Central para Respuestas de Emergencia y el Fondo Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, informa la BBC.

A todos estos organismos se les ha advertido ya de que deben demostrar los gastos de su trabajo o se enfrentarán a recortes. Aquellos que puedan demostrar los resultados y que 'tengan un impacto probado en el terreno' serán recompensados con una mayor financiación.

'Muchas de estas organizaciones serán críticas para luchar contra la pobreza, y éste es el motivo por el que quiero dirigir los fondos hacia estos organismos que comparten nuestros objetivos y tengan una serie de resultados demostrados', indicó Mitchell. 'Creemos que es nuestro deber asegurarnos que conseguimos todo lo que podemos de cada libra destinada en la ayuda británica', añadió.

Algunas organizaciones que trabajan en los países más pobres o en las zonas de conflicto ya se enfrentan a una gran escasez de fondos. Por ejemplo, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) sólo cuenta con el 10% del presupuesto que necesita para realizar su labor en Somalia, y el año pasado ya realizó la revisión que se solicita ahora.

Gran parte de la revisión se centrará en la burocracia en un esfuerzo por aumentar la eficacia de las agencias de la ONU. Además, Mitchell mostró su preocupación porque algunas de estas agencias se solapen con otras, tengan costes elevados, no desplieguen el personal suficiente en el terreno o no den las pruebas necesarias de que el dinero se utiliza de manera efectiva. Las conclusiones de la revisión se harán públicas este año.