Público
Público

Londres se prepara para ayudar en un ataque a Irán

Reino Unido aportaría aviones y misiles Tomahawk en naves y submarinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Finalizada la campaña en Libia, las miradas se dirigen ahora hacia Irán y su programa nuclear. A pesar de que en los planes de Barack Obama no figura embarcarse en una nueva guerra antes de las elecciones presidenciales de 2012, los acontecimientos podrían precipitarse. Así lo sugieren fuentes del Ministerio de Defensa británico que, de producirse el ataque, apoyaría logísticamente a EEUU.

La acción militar minimizaría el despliegue terrestre, participando la Fuerza Aérea y buques y submarinos de la Royal Navy con misiles Tomahawk, según publicó ayer el diario The Guardian. El atolón británico Diego García, ubicado en el océano Índico, utilizado por EEUU en las guerras de Afganistán o Irak, serviría de base de despegue.

Un portavoz del Gobierno británico insistió ayer en que la primera opción es alcanzar 'una solución negociada', si bien 'todas las alternativas están sobre la mesa'. La apuesta para resolver esta amenaza nuclear es 'una estrategia dual de presión y contacto'. En plena retirada de Libia ayer regresaron los aviones Tornado, con una economía al borde de la recesión y ciertas similitudes de guerra preventiva con el caso iraquí, el ataque a Irán podría desestabilizar aún más al Gobierno de David Cameron, que ha visto cómo los laboristas recortan distancias en las encuestas.

Durante la cumbre del G-20 en Cannes, Obama se refirió al informe sobre el programa nuclear iraní que presentará la próxima semana el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA). El presidente estadounidense advirtió de la 'continua amenaza' iraní e insistió en 'la necesidad de mantener la presión sin precedentes'.

La OTAN se desmarcó ayer de la supuesta operación militar de EEUU, que podría requerir el apoyo del Consejo de Cooperación del Golfo, integrado por seis países del Pérsico. 'La OTAN no tiene ninguna intención de intervenir en Irán y no está involucrada como alianza en la cuestión iraní', afirmó el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen.

La tensión crece tras filtrarse que Israel ha probado misiles balísticos de larga distancia con capacidad para alcanzar Teherán. Según el periódico británico, Irán estaría protegiendo su arsenal nuclear en una base militar fortificada bajo tierra, cerca de la ciudad de Qom, y podría completar el programa nuclear en 12 meses, lo que dificultaría su destrucción con misiles.

Israel volvió a alertar ayer de la amenaza iraní. El presidente Shimón Peres no hizo ninguna referencia al supuesto plan de EEUU pero insistió en la necesidad de 'frenar' a Teherán, ya que 'constituye un enorme peligro para toda la región'. Según un sondeo publicado por el diario Haaretz, la opinión pública israelí se encuentra dividida sobre la conveniencia de que su país lance un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes, con un 41% a favor, un 39% en contra y un 20% de indecisos.