Público
Público

Londres se quedará con dos portaaviones que no necesita

El Gobierno reducirá en un 8% el gasto militar y despedirá a miles de soldados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los sueños imperiales de Gran Bretaña quedan ahora más que nunca para los libros de historia. El recorte del gasto público será en el Ministerio de Defensa menor que en otros departamentos, pero producirá una imagen insólita. El Gobierno ha decidido mantener los dos portaaviones ahora en construcción sólo por razones económicas. Cancelar uno de los dos pedidos saldría más caro que concluirlo.

El precio consistirá en que durante bastante tiempo los portaaviones no tendrán aviones, al procederse a la jubilación de los cazas Harrier de despegue vertical. Sólo servirán para trasladar helicópteros. Y lo más probable es que el Gobierno venda uno de los dos tres años después de su construcción si encuentra un comprador.

La primera consecuencia es que el país no podrá acometer esfuerzos bélicos similares a los emprendidos en Irak y Afganistán. El número máximo de soldados que podrá enviar al exterior será de 30.000, dos terceras partes de los que participaron en la guerra de Irak.

El presupuesto de Defensa se reduce un 8%, con 25.000 despidos en el ministerio

El presupuesto de Defensa se reduce en un 8%. La cifra no es mayor porque la modernización del programa nuclear Trident se retrasa a la próxima legislatura. A pesar del descenso, el gasto militar se mantiene por encima del 2% del PIB, como pide la OTAN.

Habrá 25.000 despidos en el personal civil del Ministerio de Defensa. Los militares también serán menos. El Ejército de Tierra perderá 7.000 soldados para 2015 y se quedará con 95.500 tropas. Tanto la Fuerza Aérea como la Armada perderán 5.000 integrantes.

Al presentar los resultados del recorte ante un auditorio militar, David Cameron sufrió el momento más embarazoso del día. El teniente Kris Ward, de 37 años, le reprochó el efecto que tendrá la desaparición del Harrier en su carrera: 'Soy un piloto de Harrier, he volado unas 140 misiones sobre Afganistán y ahora me enfrento probablemente al desempleo. ¿Cómo debo sentirme, señor?'

Cameron agradeció a Ward los servicios prestados pero le dijo que 'había escuchado los consejos de los responsables militares' y que la decisión correcta era jubilar a los Harrier. El público no quedó muy satisfecho al saber que serán cazas de fabricación francesa o de EEUU los que se utilicen en los portaaviones británicos.