Publicado: 04.11.2015 18:44 |Actualizado: 04.11.2015 19:21

Londres sospecha que el avión ruso pudo estrellarse debido a una bomba

El Gobierno británico ha suspendido temporalmente los vuelos hacia el Reino Unido procedentes de la ciudad egipcia de Sharm el Sheij ante la sospecha.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Restos del fuselaje del avión siniestrado en Egipto. / EFE

Restos del fuselaje del avión siniestrado en Egipto. / EFE

LONDRES.- El Gobierno británico anunció este miércoles que se han suspendido los vuelos hacia el Reino Unido procedentes de la ciudad egipcia de Sharm el Sheij ante la sospecha de que el avión ruso que se estrelló el sábado con 224 personas a bordo fuese derribado por un "artefacto explosivo".

Un portavoz de Downing Street no ha confirmado la teoría del atentado, pero ha sugerido que existen dudas al respecto. De esta forma, y hasta que un grupo de expertos de Reino Unido obtenga "más información", los vuelos que debían partir esta tarde desde Sharm el Sheij han sido retrasados, informa BBC.



"Mientras la investigación sigue en marcha no podemos decir categóricamente por qué se estrelló la aeronave rusa, pero a medida que ha ido saliendo información a la luz nos hemos ido sintiendo más preocupados por la posibilidad de que el avión fuera derribado por un artefacto explosivo", señaló un portavoz de Downing Street.

La medida de retener los vuelos permitirá a un equipo británico de "expertos en aviación", que ya se dirige hacia la ciudad egipcia, "evaluar las medidas de seguridad en el aeropuerto e identificar cualquier acción que sea necesaria". Las autoridades británicas confían en que ese examen se completará esta noche.

La residencia y despacho oficial del primer ministro británico, David Cameron, indicó asimismo que el jefe del Gobierno se reunirá en las próximas horas con el comité de emergencias Cobra para evaluar la situación.

Un grupo afiliado a Estado Islámico, Provincia del Sinaí, ha difundido dos mensajes -el último de ellos este mismo miércoles- para reivindicar el supuesto derribo de la aeronave, a bordo de la cual viajaban 224 personas.

Sin embargo, ni Rusia ni Egipto ven la hipótesis del atentado como la más probable y, en cambio, se inclinan hacia un fallo técnico o humano. El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, ha tachado de "propaganda" las reivindicaciones yihadistas. Por otro lado, el director nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, dijo hace dos días que no hay ninguna "evidencia directa" de terrorismo en la catástrofe aérea.

Las investigaciones para determinar las causas del siniestro continúan en marcha, mientras en paralelo siguen los trabajos de identificación de las víctimas, después de que los cadáveres de los 217 pasajeros y siete tripulantes que viajaban en el aparato con destino a San Petesburgo hayan sido trasladados a la ciudad rusa.

Los equipos de rescate rusos han anunciado que ampliarán hasta 40 kilómetros cuadrados el perímetro de búsqueda de restos del desastre en la península del Sinaí.