Público
Público

Lula es el modelo a seguir

La izquierda recupera la iniciativa en América Latina tras el triunfo de Humala en Perú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El freno tiene nombre: Ollanta Humala. El triunfo del exmilitar nacionalista en las presidenciales de Perú ha devuelto la iniciativa a la izquierda en América Latina, tras la llegada al poder de varios líderes conservadores (Juan Manuel Santos en Colombia, Sebastián Piñera en Chile y Ricardo Martinelli en Panamá). Cuando Europa, empujada por la crisis, gira a la derecha sin remedio, América vuelve a apostar por las políticas de inclusión social para seguir avanzando.

Perú vivió dos batallas en una misma guerra electoral. Sobre el tapete, el populismo derechista de Keiko Fujimori contra el nacionalismo izquierdista de Humala. Por debajo y entre bastidores, la confrontación política entre fuerzas conservadoras y progresistas del continente.

Perú ha contenido el aluvión derechista que ya triunfó en Chile y Colombia

Los primeros, apostando por el pasado y tapándose la nariz sin disimulo. Poco importaba que el padre de Keiko, verdadero motor de la candidatura de Fuerza 2011, cumpla 25 años de condena por crímenes contra la humanidad y secuestro. Poco importaba que 78 fujimoristas sigan encarcelados por delitos parecidos.

Los segundos, marcando sin sonrojo la agenda política de Humala. En un proceso muy parecido al que siguió Luiz Inácio Lula da Silva en 2002 para llegar a la presidencia de Brasil, el exmilitar peruano maquilló su imagen y sus ideas. Asesores brasileños, cercanos al Partido de los Trabajadores de Lula, dulcificaron ademanes y vestuario, incluso le aconsejaron llegar a acuerdos 'de Estado', similares a los realizados por Lula para conquistar a sus paisanos tras dos derrotas electorales.

Ya sólo faltaba cortar el cordón umbilical con el presidente venezolano Hugo Chávez, cuya cercanía provocó, según todos los analistas, la derrota de Humala en las elecciones de 2006. Para que no haya dudas, el presidente electo de Perú eligió a Brasil como primer país de su gira-debut, que también incluye Argentina, Paraguay y Chile. Caracas quedará para otro momento.

Humala contrató a los mismos asesores del PT de Brasil para mejorar su imagen

El esperado guiño a Lula sucede días después de que Humala se viera obligado a cortejar a los mercados, furibundos tras la derrota de Keiko. Su declaración de intenciones, en defensa de la 'economía abierta de mercado', parecía salida del recetario del recientemente dimitido ministro brasileño Antonio Palocci, ideólogo económico de Lula: 'Tenemos que corregir la política económica actual, que no permite que el crecimiento sostenido de ocho años se traduzca en desarrollo y una mejora de la calidad de vida'. Perú crece a ritmo considerable (4,9% en 2010), pero no ha sido capaz de repartir la riqueza.

En Perú no sólo se ha consolidado la mayoría progresista en el continente, también se ha contenido, de momento, el aluvión derechista.

La izquierda domina un continente que espera este año un crecimiento del 4%

En Suramérica, la izquierda gobierna en siete países (Brasil, Argentina, Venezuela, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Paraguay), a los que se sumará el octavo, Perú. La derecha controla Colombia y Chile.

Más al norte, el México de Felipe Calderón lidera las fuerzas conservadoras, entre las que también se encuentran Panamá (Ricardo Martinelli) y Honduras (Porfirio Lobo). Frente a ellos, Guatemala (Álvaro Colom), El Salvador (Mauricio Funes), Nicaragua (Daniel Ortega) y la Cuba de los hermanos Castro, donde evidentemente no existe alternancia desde hace 52 años. Costa Rica (Laura Chinchilla) y República Dominicana (Leonel Fernández) mantienen gobiernos centristas de corte progresista. Y Haití, donde acaba de asumir el poder el cantante Michel Martelly, un populista antipartido, es todavía una verdadera incógnita.

El resultado es concluyente: 12 gobiernos para la izquierda, 5 para la derecha. 360 millones de gobernados frente a 187, en un continente donde continúa el crecimiento económico (4% previsto para este año). Las próximas contiendas electorales acercarán o estrecharán un marcador político que va más allá de los números.

En Argentina todo apunta a que Cristina Kirchner seguirá al frente del país tras las elecciones de octubre. También en Nicaragua mantiene su ventaja la izquierda, representada en un Daniel Ortega que ha vulnerado la Constitución para mantener el poder.

Más difícil lo tiene la izquierda en Guatemala, donde el general derechista Otto Pérez Molina y su mano dura contra la violencia lideran las perspectivas electorales frente a Sandra Torres, divorciada de facto, pero no de corazón, del presidente Colom para poder así concurrir a las urnas.

Lula da Silva, líder de la izquierda continental, lo dejó muy claro en el Foro de São Paulo, en lo que algunos ya consideran el ideario básico del bloque progresista: 'La izquierda ya demostró que sabe gobernar con más competencia que la derecha a lo largo de todo el siglo XX'. Claro y rotundo: 'Es la única oportunidad para resolver los problemas que por siglos afectaron a los más pobres. Hay que redistribuir la riqueza para que la economía crezca'.

Razones de peso políticas y económicas posibilitan que Lula marque el paso. Y lo hace con su estilo bien conocido. Con voz firme y con una sonrisa: 'Tenemos que valorar las conquistas alcanzadas en estos 20 años, porque un verdadero huracán de democracia pasó por este continente'. Lo dice Lula...