Público
Público

Madoff señala a los bancos: "Debían conocer el fraude"

El ex financiero, que estafó 50.000 millones de dólares, acusa a los bancos de ser sus "cómplices" y de actuar con "ceguera voluntaria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En su primera entrevista a la prensa desde que ingresó en prisión en 2009, Bernard Madoff sigue diciendo que actuó solo, sin la complicidad de su familia, y acusa a las entidades financieras de ser cómplices del fraude billonario porque 'tenían que saber' que aquellos dividendos tan rentables, frutos del 'esquema Ponzi', eran altamente sospechosos.

En declaraciones a The New York Times, el financiero, que los periodistas ven 'notablemente más delgado, vestido del uniforme caqui' del centro penitenciario de Butner en Carolina del Norte donde cumple sus 150 años de condena, acusa a  los bancos y fondos de inversiones de ser 'cómplices' y haber mantenido una 'ceguera voluntaria' al hacer caso omiso de sus sospechas. 'Su actitud era más bien: si se trata de algo malo, preferimos no saberlo', dijo Madoff.

Las afirmaciones de Madoff coinciden con recientes revelaciones del administrador de la liquidación de bienes del financiero, según las cuales la entidad estadounidense JP Morgan tenía 'dudas palpables' de que podía tratarse de un fraude masivo,  al menos 18 meses antes de que se estallara todo el escándalo. Los directivos del banco, una vez comunicadas sus dudas sobre la legalidad del negocio, no restringieron la cuenta de la empresa de Madoff, pese a que había sido utilizada para blanquear dinero.

'Me estoy enterando ahora de que (los bancos) tenían muchas más dudas de las que pensaba', cuando estaban en tratos, declaró Madoff, que también lamentó, de soslayo, las pérdidas de sus inversores.
'Me hubiera encantado de que no perdieran nada, pero todos estaban al tanto del riesgo de invertir en el mercado'.

El financiero decidió no acudir al funeral de su hijo, Mark que se suicidó el pasado 16 diciembre, cuando se cumplían dos años de la detención de su padre, para no transformar la ceremonia en un 'circo mediático'.