Publicado: 07.09.2015 19:41 |Actualizado: 07.09.2015 23:30

Mahmud Abás comunica a sus allegados su intención de dimitir cuanto antes

El presidente palestino da muestras de cansancio y después de más de una década en el poder está comunicando a los órganos pertinentes y a sus allegados su firme intención de apartarse de la política activa. En las próximas semanas hará públicos sus planes.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
El presidente de Palestina, Mahmud Abás, en la sede de la OLP en Ramala. / ATEF SAFADI (EFE)

El presidente de Palestina, Mahmud Abás, en la sede de la OLP en Ramala. / ATEF SAFADI (EFE)

JERUSALÉN.- El presidente palestino, Mahmud Abás, ha confiado a sus allegados que desea apartarse de la política cuanto antes, tan pronto como se elija un nuevo comité ejecutivo de la OLP y el comité central de Fatah, lo que ocurrirá en las próximas semanas o antes de fin de año como muy tarde.

“Abás está decidido a dimitir y quiere hacerlo pronto. Se aproxima el final de su carrera política. Por eso ha decidido convocar al Consejo Nacional Palestino (el parlamento de la OLP) para elegir a un nuevo comité ejecutivo de la OLP, y por eso quiere renovar el comité central de Fatah. En el momento en que se le escoja a un sucesor, Abás se marchará a su casa”, dicen fuentes oficiales en Ramala.

Desde mediados de agosto Abás está dando muestras de impotencia y de cansancio. A sus 80 años y con más de una década al frente de la Autoridad Palestina, Abás parece haber comprendido de repente que todos sus esfuerzos para lograr una solución al conflicto con Israel se han desvanecido y no le queda nada más por hacer.



Desde la muerte de Yaser Arafat en 2004, Abás ha obedecido ciegamente a Estados Unidos y ha hecho todo lo que le ha pedido Israel, incluida la coordinación de seguridad con el ejército hebreo, que tan impopular es en los territorios ocupados, y a cambio no ha obtenido nada. Al contrario, Israel ha incrementado sustancialmente el número de colonos judíos en Cisjordania sin que la comunidad internacional haya intervenido de ninguna forma.

“En Ramala existe un amplio consenso para declarar nulos los acuerdos de Oslo”, dicen fuentes oficiales en referencia a los acuerdos con los que se creó la Autoridad Palestina. “En realidad, es Israel quien renunció a Oslo hace mucho tiempo. Oslo sencillamente no existe. Entonces, ¿para qué seguir alimentando una mentira de ese tamaño?”.

Abás también ha comunicado su intención al rey Salman de Arabia Saudí, al rey Abdallah de Jordania y al presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi. En los últimos días el teléfono de Abás no ha dejado de sonar. El secretario de Estado, John Kerry, le llamó este fin de semana para pedirle que continúe al frente de la Autoridad Palestina, pero Abás le ha preguntado si eso tiene algún sentido.

“La idea es ceder las pocas competencias que tenemos a los israelíes, de manera que sean ellos quienes asuman el coste de la ocupación y no solo los beneficios, como ocurre ahora. En otras situaciones, por ejemplo en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, el general De Gaule vivía en Londres. Algo así podría ocurrir próximamente en Palestina, aunque eso no significa que vayamos a renunciar a nuestro Estado”, comentan las fuentes oficiales.

“La aproximación bilateral al conflicto, que ha estado vigente desde antes de los acuerdos de Oslo de 1993, se ha revelado como ineficaz hace mucho tiempo, y es necesario poner en marcha otra aproximación si realmente queremos acabar con la ocupación”, ha dicho uno de los principales líderes palestinos, Mohammed Stayeh.

La dirección palestina ha convocado al Consejo Nacional Palestino para el 14 de septiembre, aunque no se descarta que este encuentro se celebre algunas semanas más tarde. El CNP tendrá como misión principal elegir a un nuevo comité ejecutivo de la OLP en el que Abás no estará presente. Además, muy posiblemente Abás les informará de sus planes de futuro, tanto personales como de la causa palestina.

Los dos candidatos más importantes de Fatah al comité ejecutivo de la OLP serán Saeb Erekat, jefe de las inexistentes negociaciones con Israel, y el citado Mohammed Stayeh. Cualquiera de ellos podría ser el sucesor de Abás, pero lo que ahora mismo se discute en Ramala no es solo eso, sino si tiene algún sentido mantener en funcionamiento a la Autoridad Palestina, es decir si Oslo tiene sentido.

El 30 de septiembre Abás hablará desde el podio de las Naciones Unidas en Nueva York. Su intención es explicar al mundo los siguientes pasos que darán los palestinos, incluida la anulación de los acuerdos de Oslo que Israel nunca ha aplicado. Solamente un milagro puede cambiar el rumbo previsto.

En este contexto de incertidumbre, la responsable de la política exterior europea, Federica Mogherini, ha propuesto expandir el Cuarteto para incluir también a los países árabes. Sin embargo, el conflicto no se resolverá con un interlocutor más, sino con una fuerte presión sobre Israel para que cumpla las resoluciones internacionales, de manera que la iniciativa de Mogherini carece de valor.

Todo indica que dentro de muy poco tiempo se creará un vacío en la Autoridad Palestina. Erekat y Stayeh son buenos soldados pero nunca han mostrado tener la capacidad necesaria para ser buenos capitanes. El vacío de poder tendrá repercusiones en Cisjordania, que Abás ha conseguido mantener en calma gracias a una fuerte represión y a la presencia permanente del ejército israelí.

Los insistentes rumores sobre la inminente dimisión han hecho que algunos analistas vean la situación de estos días como un intento desesperado de Abás de presionar a la comunidad internacional para que asuma sus responsabilidades. Pero si esto no ha ocurrido en los 24 años transcurridos desde la Conferencia de Madrid, nada indica que vaya a ocurrir ahora.

lea también...