Publicado: 29.11.2016 18:38 |Actualizado: 29.11.2016 19:01

Mahmud Abás, reelegido como presidente de Al Fatah

El líder palestino se convierte en candidato para unas posibles elecciones presidenciales, que no se celebran desde 2005 por la división política.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El reelegido presidente de Al Fatah, Mahmud Abás. - REUTERS

El reelegido presidente de Al Fatah, Mahmud Abás. - REUTERS

RAMALA.- Minutos después de inaugurarse este martes el séptimo congreso de Al Fatah, los alrededor de 1.300 participantes fueron instados a votar la reelección como presidente de Mahmud Abás a mano alzada y en una votación que no había sido anunciada de antemano.

"Nos pilló por sorpresa y aunque somos muchos los que queremos regeneración y esperamos que el congreso ayude en este camino, nadie rechazó la idea de reelegir a Abás", explicó el secretario del partido en España, Marwan Burini, desde el interior del congreso, que se celebra en el palacio presidencial palestino, la Muqata. Sobre las 13.00 GMT, los presentes escucharon una breve intervención de Abás tras lo que el miembro del Comité Central Salim Al Zanon propuso inesperadamente la nominación y llamó al voto. En el congreso participan delegados internacionales, un total de 60 de 28 países, entre los que se encuentran representantes de PSOE y Podemos. 



Este miércoles se crearán los 13 comités de debate, entre los que destacan tres, el de construcción nacional, de revisión del proyecto político de Fatah y el reglamento interno, que se espera acojan los debates más intensos. "Será importante también el tema de la mujer. Vamos a intentar que quede fijada una cuota por escrito de al menos el 20% de representación femenina en el liderazgo del partido", contó la representante de Nablus, May Qaradeh, que se presentará a un asiento en el Consejo Revolucionario, el conocido como parlamento de Al Fatah.

Durante estos días se elegirán los 125 miembros de este consejo, 81 de ellos votados por el congreso y el resto por designación del Comité Central. Por su parte, el Comité Central, órgano ejecutivo que determina las líneas política como las negociaciones con Israel, renovará sus 22 sillones, 18 de ellos elegidos por el congreso y cuatro designados por el presidente Abás.

La reelección de Abás le convierte automáticamente en el candidato de Fatah a la Presidencia palestina si en algún momento se convocan comicios presidenciales, que no se celebran desde 2005 por la división política, con Fatah gobernando en Cisjordania y Hamás en Gaza y su falta de acuerdo para celebrar comicios simultáneos en ambos territorios.

El encuentro está abierto a todos los debates incluida la estructura interna, en la que se plantea la designación de un vicepresidente, que se postularía como sucesor de Abás. Además se abordará la reformulación de la visión y mecanismos internos, incluida la discusión sobre una posible alternativa a las negociaciones de paz con Israel, estancadas desde 2014, y a la iniciativa francesa, que trata de impulsar un diálogo con participación de la comunidad internacional.

Las fuerzas de seguridad palestina tenían tomada Ramala donde las delegaciones se movían en autobús desde los hoteles a la Muqata. Es la segunda vez que Fatah celebra un congreso en los territorios palestinos ocupados, tras el de Belén, en 2009, a pesar de que los estatutos obligan a celebrarlos cada cuatro años. Las divisiones internas y la presión de terceros países para imponer candidatos habían impedido celebrar otros comicios, asegura Burini, que apunta a los países árabes que han apoyado en los últimos meses al rival de Abás y expulsado de Al Fatah, Mohamed Dahlan.

A este encuentro han asistido como invitados representantes de Hamás y la Yihad Islámica, con quienes se debatirá la reconciliación nacional y la posibilidad de organizar las elecciones municipales que quedaron suspendidas el pasado mes de octubre, aseguró el portavoz del encuentro, Mahmoud Abu Al Heja.

En total, 1411 miembros fueron invitados a diferencia del anterior, al que asistieron 2600 miembros. Desde Gaza se esperaba una delegación de más de 300 pero 75 de ellos no han podido salir del enclave costero porque Israel no ha concedido los permisos, aseguran fuentes de Al Fatah. Este congreso se celebra entre crecientes voces disidentes que acusan a Abás de autoritarismo y de haber expulsado a cientos de miembros del partido en los últimos cinco años, la mayoría de ellos cercanos a Dahlan.