Público
Público

Malala quiere seguir dando voz a los niños que no la tienen

La joven paquistaní que se enfrentó a los talibanes recibe el premio Sájarov. "No es solo un reconocimiento, es también un espaldarazo a mi trabajo en favor de la educación", dice

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La joven paquistaní Malala Yousafzai agradeció este jueves al Parlamento Europeo (PE) la concesión del premio Sájarov de Libertad de Conciencia, y aseguró que representa una gran oportunidad para seguir 'dando voz a los niños que no tienen voz'.

'Muchas gracias a la Unión Europea, es un gran honor recibir este premio. No es solo un reconocimiento, es también un espaldarazo a mi trabajo en favor de la educación', dijo Malala a Efe en Nueva York tras anunciarse el galardón.

El Parlamento Europeo distinguió este jueves con el premio Sájarov, que otorga cada año, a Malala Yousafzai, la joven de 16 años que fue tiroteada hace un año por talibanes por luchar por los derechos de las niñas a la educación. La joven activista, que visita Nueva York para promocionar su nuevo libro Yo soy Malala, declaró que ahora quiere seguir trabajando sobre el terreno para 'dar voz a los niños que no tienen voz'.

El Premio Sájarov, que se entregará en la sesión plenaria de noviembre del PE en Estrasburgo, lo han recibido personalidades como el líder sudafricano Nelson Mandela, la plataforma ¡Basta Ya! u opositores cubanos como las Damas de Blanco o Guillermo Fariñas.

Por otro lado, a menos de 24 horas de que se anuncie el premio Nobel de la Paz, Malala afirmó sentirse honrada de que la gente le haya nominado, y añadió que si se lo conceden 'sería una gran honor' y le ayudaría a continuar su campaña por la educación para las niñas.

Malala aparece como indiscutible favorita en las quinielas y suena con fuerza en los medios noruegos para ese galardón, junto a otras personalidades como el médico congoleño Denis Mukwege o el obispo mexicano José Raúl Vera López.

En 2009 empezó a publicar con 11 años un blog en la página web del servicio de la BBC en urdu, el idioma nacional de Pakistán, donde denunciaba la represión de los talibanes sobre su comarca, en el valle del Swat, norte del país. El 9 de octubre de 2012, la joven volvía a su casa tras realizar unos exámenes cuando el vehículo en el que viajaba con otras quince niñas fue abordado por dos hombres armados que preguntaron quién era Malala y, tras identificarla, le dispararon.