Publicado: 01.04.2014 16:40 |Actualizado: 01.04.2014 16:40

Malta anuncia que pondrá fin a las detenciones de menores inmigrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro de Malta, el laborista Joseph Muscat, se ha comprometido a poner fin a la detención de inmigrantes menores de edad.

El anuncio tuvo lugar el pasado domingo (durante la celebración del Día de la Libertad, que rememora la emancipación del Reino Unido), según Human Rights Watch, que ha denunciado que los arrestos sistemáticos de extranjeros tienen como consecuencia el encarcelamiento de menores durante períodos prolongados.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha considerado "positivo" el anuncio, pues mejoraría la situación de los más vulnerables, aunque la oposición en el Parlamento se ha mostrado escéptica, consciente de las duras condiciones que sufrena a diario los simpapeles que llegan a la isla. El primer ministro, de hecho, matizó que la integración de los inmigrantes sería "manejable en cantidades pequeñas".

El Gobierno de Malta, una de las vías de entrada a la Unión Europea, podría así frenar los arrestos de niños y familias inmigrantes, que serían trasladados directamente a centros abiertos, así como los encierros de menores sin acompañante que se realizan mientras se determina su edad.

La ONG asegura que los inmigrantes que llegan a la isla (principalmente de Egipto, Somalia, Eritrea y, últimamente, de Siria) son encarcelados de manera "automática e indiscriminada"en centros de detención especiales, una práctica "inhumana e innecesaria" que no evitaría la entrada de inmigrantes y violaría el derecho internacional. Además, según HRW, los solicitantes de asilo pueden estar hasta doce meses detenidos y las personas que no lo solicitan o se les deniega llegan a permanecer encerrados hasta 18 meses.

El caso de los menores sin acompañante es extremadamente sensible, pues se ven forzados a compartir espacio con el resto de los detenidos (entre los que hay menores, ancianos, familias enteras y discapacitados físicos y psíquicos) hasta que reciben el resultado de las pruebas que verifican su edad. Si se determina que son menores, son trasladados a otros centros para niños.

HRW asegura que se ha entrevistado con niños de doce años sometidos a encierro, lo que pondría de manifiesto "la brutalidad de esta política de detención". Algunos han sufrido abusos, según la ONG, pero sus quejas han sido ignoradas por los encargados de los centros, indiferentes ante los efectos en su salud: estrés post traumático, ansiedad y depresión. La política migratoria de Malta no sólo ha sido criticado por numerosas organizaciones no gubernamentales locales, sino también por instituciones europeas e internacionales.