Público
Público

Maltrato animal Trump decide retomar métodos de caza prohibidos por Obama en 2015

Estas tácticas permiten a los cazadores deportivos usar alimentos, como dónuts o beicon, para atraer y matar a los osos pardos en las reservas nacionales de Alaska.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un oso pardo camina a lo largo de las orillas del río Chilkoot, cerca de Haines, Alaska. REUTERS/Bob Strong/Archivo

La administración de Donald Trump propuso recuperar algunos métodos de caza prohibidos por Obama en 2015. Estas tácticas permiten a los cazadores deportivos usar alimentos, como dónuts o beicon, para atraer y matar a los osos pardos en las reservas nacionales de Alaska, como está permitido en otras partes del estado, informó el lunes el Servicio Nacional de Parques (NPS).

Estas prácticas, impulsadas por el secretario de Interior Ryan Zinke y tildadas de "inhumanas" por los ambientalistas, fueron prohibidas en las reservas de Alaska en 2015 por el NPS bajo la administración de Barack Obama. La organización determinó entonces que el hostigamiento de osos era biológicamente incorrecto, potencialmente inseguro e "incompatible con la ley federal que autoriza la caza deportiva en reservas nacionales en Alaska".

La regla también prohibió a los cazadores deportivos, por razones similares, usar iluminación artificial para disparar a estos animales y a sus cachorros dentro de sus guaridas, e impidió la captura de lobos grises durante su temporada de cría.

De este modo, la propuesta de Zinke eliminaría esas restricciones para permitir que el Departamento de Pesca y Caza del estado establezca las reglas de caza y captura cuando lo considere apropiado dentro de las reservas nacionales, según el portavoz del Servicio de Parques, Peter Christian.

Se cree que hay alrededor de 30.000 osos pardos en todo Alaska, mientras que se estima que 100.000 osos negros deambulan por el estado, según datos de Fish and Game.

Los grupos ecologistas denunciaron la propuesta por ser "poco ética y cruel", y dijeron que las prácticas de caza y captura en cuestión también son perjudiciales para la dinámica natural de depredador-presa. "El Departamento del Interior está permitiendo la guerra de Alaska contra osos y lobos en reservas nacionales", dijo Jim Adams de la Asociación de Conservación de Parques Nacionales.