Público
Público

Las Malvinas deciden en las urnas si quieren seguir siendo británicas

Convocado por el Gobierno de la isla en respuesta a la reclamación de soberanía por parte de Argentina, en torno a un 60% de británicos y un porcentaje similar de argentinos desconocen la celebración de referéndum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unos 1.650 malvinenses están llamados hoy a las urnas para votar en un referéndum si quieren o no seguir bajo soberanía del Reino Unido, frente a las reclamaciones de Argentina sobre esas islas del Atlántico Sur. Los habitantes de las Falklands -nombre británico del archipiélago- responderán con un 'sí' o un 'no' a la pregunta: '¿Quiere que las islas Falklands mantengan su estatus político actual como territorio del Reino Unido de ultramar?'.

Este referendo ha sido convocado por el Gobierno malvinense en respuesta a la reclamación argentina de la soberanía sobre el territorio y su continua exigencia a Londres para iniciar una negociación. Entre los votantes, además de personas con nacionalidad británica, hay chilenos, filipinos, de la isla de Santa Helena y de países escandinavos, entre otros. Los malvinenses podrán votar entre las 10.00 hora local (13.00 GMT) y las 18.00 horas (21.00 GMT) el domingo y el lunes.

En las casas de Port Stanley se pueden ver banderas británicas colgadas en puertas y ventanas, mientras que el Gobierno local ya lo tiene todo preparado para la votación. Esta será la primera vez que los habitantes de las islas, llamados kelpers (isleños) por Argentina, se pronuncian en una consulta de este tipo, para lo que cuentan con el apoyo del Gobierno británico, si bien no es aceptada por Argentina.

Las autoridades locales han dispuesto centros de votación en cuatro localidades de las dos islas principales, Gran Malvina (East Falkland) y Soledad (West Falkland), ubicadas a 12.500 kilómetros de Londres y a menos de 500 de las costas argentinas. Además de esos colegios electorales, habrá cinco centros de votación 'móviles', instalados en vehículos todo terreno que visitarán algunos lugares más alejados.

El recuento de los votos empezará a las 21.00 GMT del lunes 11 de marzo y se espera que el resultado se conozca sobre las 22.00 hora local (01.00 GMT del martes 12 de marzo), según la Asamblea legislativa, que ha indicado que habrá observadores internacionales.

Esta votación tendrá lugar en momentos en que las relaciones angloargentinas atraviesan por uno de sus momentos más bajos, por las presiones de Buenos Aires para negociar la soberanía después de casi 31 años de la guerra de las Malvinas. El conflicto bélico empezó después de que la Junta militar de Argentina decidiera ocupar por la fuerza las islas el 2 de abril de 1982, pero terminó con la rendición argentina el 14 de junio.

Pese a que argentinos y británicos tienen posiciones encontradas sobre el conflicto por las islas Malvinas, ambas poblaciones coinciden en su nivel de desconocimiento sobre el referéndum que este domingo y el lunes se celebrará en el archipiélago, según los resultados de un sondeo difundidos hoy. De acuerdo con una encuesta hecha en ambos países por la firma argentina Ibarómetro y la británica YouGov, seis de cada diez argentinos no está al tanto de la celebración de la consulta a los malvinenses sobre el estatus político de las islas. La proporción de desconocimiento es casi idéntica entre los británicos (62%).

Sin embargo, las posiciones son totalmente contrapuestas cuando se les preguntó a los encuestados si los habitantes de las Malvinas deben pronunciarse o no sobre si las islas deben ser británicas o argentinas. Así, un 60% de los argentinos respondió que los malvinenses no deben ser consultados sobre ese punto, frente a un 88% de los británicos que consideró que sí deben pronunciarse sobre el tema.

La encuesta, realizada los pasados días 6 y 7, reveló además que la cuestión de las islas Malvinas, bajo dominación británica y cuya soberanía reclama el país suramericano, es más importante para los argentinos. Un 67% de los argentinos considera que el conflicto es importante, contra el 53% de los británicos que se expresan en esa dirección.

Asimismo, los argentinos ubican a esta disputa entre los principales asuntos internacionales que enfrenta su país en la actualidad: el 24% de los consultados lo posiciona en segundo lugar de importancia, detrás de la economía. Los británicos, en cambio, conceden mayor importancia a otros asuntos, como el terrorismo, la economía o la inmigración, asignándole a Malvinas un lugar poco destacado, ya que en su ránking de preocupaciones internacionales ocupa el último puesto.

Por otra parte, mientras que en Argentina existe un extendido consenso de que las islas deben volver a ser argentinas (61%), en el Reino Unido se advierten dos posiciones. Un 40% de los británicos consultados considera que el archipiélago debe mantenerse bajo dominio británico y un 28% se mostró a favor de la independencia de las islas.

El contraste más pronunciado que se desprende del sondeo reside en que prácticamente ningún argentino cree que la soberanía debiera ser británica (4%), y casi no hay británicos que consideren que la soberanía deba pasar a manos argentinas (4%).

La embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, advirtió hoy de que el referendo que se realiza este domingo y el lunes en las Malvinas no pone fin a la disputa sobre la soberanía de las islas entre Argentina y el Reino Unido.

En declaraciones a una radio de Buenos Aires y difundidas también a través del sitio del Gobierno argentino, Castro afirmó que la consulta 'tiene un resultado previsible'.

'Solo los ciudadanos británicos participan y es organizado por británicos, para británicos con el fin de que digan que tiene que seguir siendo británicos', señaló Castro en declaraciones a radio Mitre, de Buenos Aires.

Los 1.650 malvinenses habilitados para esta consulta responden entre hoy y mañana si quieren o no que las islas mantengan su estatus político actual como territorio del ultramar del Reino Unido.

El Gobierno de Argentina, que reclama a Londres abrir negociaciones sobre la soberanía de las islas, ocupadas por los británicos desde 1833, ha señalado en reiteradas oportunidades que el referendo carece de validez legal para el derecho internacional.

Castro insistió en que la consulta no 'pone fin a la disputa por de soberanía' y sostuvo que el Reino Unido tiene la 'obligación de 'entender que es el derecho internacional el que rige en la relación entre los estados'.

'No es la voluntad caprichosa de una pequeña comunidad la que puede dirimir en una disputa territorial', sostuvo la embajadora argentina en Londres.

'Tienen derechos, pero hay un derecho que no tienen, que es el de decidir que el territorio que habitan, que es Argentina, sea británico', añadió.

El conflicto bélico que enfrentó a Argentina y el Reino Unido por la posesión de las islas del Atlántico Sur empezó el 2 de abril de 1982, cuando los militares argentinos ocuparon las Malvinas, y terminó el 14 de junio de ese año con la rendición argentina.