Público
Público

Los manifestantes contra Mursi rodean el palacio presidencial de El Cairo

La policía dispersa con gases a los opositores, que exigen la anulación de la declaración constitucional con la que el dirigente egipcio blindó su poder ante los tribunales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, abandonó hoy el Palacio Presidencial 'a su hora, después de mantener varias entrevistas' a lo largo del día, mientras miles de manifestantes se manifiestan en su exterior, informó el Ministerio del Interior. En un comunicado, un responsable de la seguridad egipcia aseguró que el presidente dejó el palacio como lo hace habitualmente, pese a las protestas contra la declaración constitucional promulgada hace diez días en la que se blindó ante la Justicia.

Asimismo, el Ministerio del Interior informó de que el número de manifestantes ha aumentado y de que algunos de ellos 'lograron levantar las alambradas en la avenida El Mergani, pero las fuerzas de seguridad han ejercido la contención y se han trasladado a proteger los acceso al palacio desde fuera'. Por último, los cuerpos de seguridad pidieron a todas las fuerzas políticas participantes en la manifestación que 'expresen sus posturas de manera pacífica'.

Pese a que las marchas convocadas transcurren de manera mayoritariamente pacífica, los agentes antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes que intentaron acercarse a las puertas del edificio. Los manifestantes llegaron desde distintos puntos de la capital hasta las inmediaciones del palacio, ubicado en el barrio cairota de Heliópolis, coreando lemas que exigían la salida del presidente y ondeando banderas de Egipto.

En un comunicado, varios grupos y formaciones políticas, entre las que se encuentran el Partido Egipcios Libres, el Partido Socialdemócrata Egipcio y los movimientos 6 de Abril, Kifaya y Jóvenes de Maspero, solicitaron que las marchas sean 'pacíficas'. Bajo el nombre de El último aviso, las manifestaciones tienen el objetivo de pedir a Mursi que anule su polémica declaración constitucional con la que blindó su poder antes los tribunales y que retire también la convocatoria para celebrar un referéndum sobre la nueva constitución el 15 de diciembre. '¿Quién va a controlar al presidente?', se preguntó uno de los participantes en la concentración, Amr Kamel, que también criticó que la asamblea que redactó el texto constitucional lo haya sacado adelante pese al boicot de un cuarto de sus miembros.

Los manifestantes llegaron desde distintos puntos de la capital hasta las inmediaciones del palacio, ubicado en el barrio cairota de Heliópolis, coreando lemas que exigían la salida del presidente y ondeando banderas de Egipto. Mientras tanto, la céntrica plaza Tahrir volvió a llenarse de manifestantes que también se oponen a las últimas decisiones del presidente.