Publicado: 03.07.2015 09:11 |Actualizado: 03.07.2015 11:01

Las amenazas de la Unión Europea logran una ligera ventaja del
'sí' en el referéndum griego

Según la última encuesta, el 44,8 % apoya la propuesta de la troika y el 43,3 % lo rechaza. Hay casi un 12% de indecisos. Una abrumadora mayoría del 74 % de los ciudadanos es partidaria de que Grecia continúe en el euro.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Pancartas en Atenas con el 'No' y otro en una parada de un autobús con una pintada. /REUTERS

Pancartas en Atenas con el 'No' y otro en una parada de un autobús con una pintada. /REUTERS

ATENAS.- Tras una semana de fuertes presiones y amenazas por parte de la UE sobre Grecia para condicionar el resultado del referéndum, el "sí" lidera ligeramente frente al "no" a dos días del referéndum que se celebrará en Grecia sobre la propuesta de acuerdo presentada por los acreedores. 

Según una encuesta del instituto demoscópico Alco para el periódico Ethnos, en 44,8 % de los griegos respalda el "sí", y apoya por tanto la propuesta de acuerdo presentada por los acreedores, frente al 43,3 % que lo rechaza. El porcentaje de indecisos alcanza un 11,8 %.



Una abrumadora mayoría del 74 % de los ciudadanos es partidaria de que Grecia continúe en el euro, frente a un 15 % que preferiría volver al dracma. El 61 % considera que un "no" en la consulta popular elevaría el riesgo de una salida de la zona euro, frente a un 30 % que no comparte este punto de vista y un 9 % que no sabe o no contesta.

Por último, el 51 % de los encuestados considera que si gana el "no" los acreedores cambiarán de postura, mientras que un 30 % no lo cree.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha declarado que votar 'no' en el referéndum ayudaría al país a lograr condiciones más generosas y una posición negociadora más fuerte. Y explicó las razones por las que convocó el referéndum ante la máxima presión a la que le sometió el Eurogrupo y la troika en las negociaciones. "Cuando a alguien le lanzan un ultimátum hay tres opciones", dijo Tsipras, que explicó que la primera pasaba por ejercer "una responsabilidad" que no era suya, es decir, aceptar un acuerdo que "incluye medidas de recesión y no una reestructuración de la deuda".

Algo que no podía hacer porque la victoria de su partido, Syriza, "generó esperanza en toda Europa", en alusión a su oposición a las políticas de austeridad. "La segunda opción era optar por la confrontación. La tercera era hacer lo que hice", dijo.

El chantaje del FMI y del Eurogrupo

Por contra, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha advertido este jueves de que la victoria del 'no' en el plebiscito no "fortalecerá" la posición negociadora del país y ha asegurado que colocaría a Grecia y a Europa en una posición "muy difícil".

Este jueves, el FMI cifró en 50.000 millones de euros la financiación extra que necesita Grecia en los próximos tres años, aseguró que la deuda helena es en estos momentos "insostenible" y aprovechó para achacar todos los males al Gobierno de Tsipras. Según el organismo dirigido por Christine Lagarde, con el nuevo Ejecutivo heleno se han rebajado los objetivos fiscales y se ha ralentizado la aplicación de reformas estructurales.