Público
Público

Margallo tarda un día en dejar de dudar de EEUU por el espionaje masivo de la NSA a España

Al tibio aviso que lanzó ayer después de la reunión de Méndez de Vigo con el embajador estadounidense, el ministro de Exteriores habla de la "importancia capital" de las relaciones económicas con Washington

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Poco importa que el Ministerio de Exteriores no obtuviera ninguna explicación por parte de EEUU en la tercera ocasión que cuestiona al embajador en España sobre el espionaje masivo. El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha tardado menos de 24 horas en moderar su discurso y del aviso ayer de que se puede ver afectada la 'confianza' entre ambos países, ha pasado a alabar las relaciones con Washington.

'Las relaciones con Estados Unidos han sido y son muy buenas [...] Dentro de ese margen de cordialidad estoy seguro de que Estados Unidos dará las explicaciones necesarias y pertinentes en este caso, como corresponde a una relación entre socios y aliados, que comparten principios, valores e intereses comunes', aseguró Margallo en una rueda de prensa conjunta tras la reunión que mantuvo en Vilnius con su homólogo lituano, Linas Linkevicius.

De hecho, tan convencido está el ministro de que las explicaciones que dé EEUU van a ser satisfactorias que ha sido tajante cuando se le ha cuestionado sobre las consecuencias que puede tener el espionaje, en especial en lo que se refiere al Tratado de Libre Comercio que está negociando la Comisión Europea con la Casa Blanca. 'Colaboramos de forma muy estrecha en seguridad y tenemos posiciones muy próximas en los grandes asuntos internacionales', dijo el ministro para quien este acuerdo trasatlántico comercial es de 'importancia capital' porque, según él, es 'posiblemente' el asunto más importante de cara a los próximos años ya que 'creará el área de comercio más importante del mundo' y permitirá fijar parámetros aplicables en las relaciones económicas mundiales.

Desde el punto de vista español, dijo, 'permitirá desbloquear las negociaciones con Mercosur'. 'Las relaciones con EEUU son uno de los anclajes de la política exterior española junto a la UE' y por eso el Gobierno le concede la 'máxima importancia'.