Público
Público

Los marroquíes vuelven a la calle para protestar contra la Constitución

El Movimiento 20-F rechaza el triunfo del sí en el referéndum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los indignados marroquíes no se dejan impresionar por el apabullante apoyo del 98,5% a la nueva Constitución en el referéndum del pasado viernes y hoy volvieron a protestar en la calle contra lo que consideran una reforma insuficiente impuesta por el rey. Con consignas como 'No a la Constitución, sí al pueblo', 'dignidad, libertad y democracia' o 'no vamos a parar', miles de manifestantes en varios lugares secundaron la convocatoria del Movimiento 20 de Febrero, que había pedido el boicot del referéndum.

La cita en Rabat era por la tarde en la plaza Bab el Had, precisamente donde se celebró la primera protesta el pasado 20 de febrero, que dio nombre a este movimiento. Como viene siendo habitual en estas protestas, grupos de monárquicos se adelantaron y tomaron la plaza. Ataviados con pancartas que portaban los datos de participación electoral, con el 98,5% del sí frente al 1,5% del no, retratos del rey y banderas de Marruecos, gritaron 'Mohamed VI es nuestro rey' o ' estamos con la Constitución'.

Los indignados habían pedido un boicot de la consulta sobre la reforma

Los jóvenes del 20-F, que superaban en gran número a los monárquicos, decidieron desfilar hasta el Parlamento, mientras los defensores del rey se apilaban a lo largo del trayecto escoltados por las fuerzas auxiliares. El cambio de ruta del 20-F se produjo en la mayoría de las localidades para evitar las contramanifestaciones y posibles altercados.

El momento álgido de la manifestación en la capital se produjo en la Plaza Mohamed V cuando dos camionetas con eslóganes monárquicos intentaron irrumpir en la caminata para provocar a los manifestantes. A modo de toreros con capote, osaban burlar a los viandantes, pero las Fuerzas de Seguridad se lo impidieron. Habiba, una rabatí cuyos hijos estudian en España, se unió a la contramanifestación para defender 'al jefe de Marruecos', es decir, Mohamed VI. Mientras sonaba el discurso del monarca en una de las furgonetas, esta ciudadana explicaba que 'el verdadero marroquí vota por la democracia, y el que no es un traidor' y tachaba de 'estafadores y ladrones' a los jóvenes del 20-F.

En la mayor manifestación desde que el rey pronunciase su discurso sobre las reformas de la Constitución el pasado 17 de junio, se volvieron a reunir los que siempre han pedido el boicot a la nueva Carta Magna, el 20-F, el grupo islamista Justicia y Caridad, asociaciones de derechos humanos, sindicatos y partidos de izquierdas.

La protesta en Rabat se topa con una contramanifestación de monárquicos

'Vamos a seguir nuestra lucha en todo Marruecos no sólo por la Constitución, sino para solicitar dignidad, justicia social y protestar por la subida de la vida, entre otras muchas cosas', dijo Youssef Raissouni, presidente de la sección de Rabat de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos.

Y hubo un nuevo lema: 'Viva la revolución tunecina, viva la revolución de Egipto, viva la revolución de Libia. Queremos una marroquí'.