Público
Público

Marruecos contra el Hirak Noam Chomsky, Ken Loach y cientos de personalidades exigen a Marruecos la liberación de activistas rifeños 

Pidieron también el cese de la "represión" contra las protestas pacificas en Marruecos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:

Varios activistas se manifiestan contra el abandono del régimen marroquí a la región norteña del Rif, en Alhucemas.- AFP

El filósofo estadounidense Noam Chomsky y el director de cine británico Ken Loach exigieron, en una petición rubricada por 200 personalidades mundiales, la liberación de los activistas rifeños arrestados en las prisiones marroquíes.

Los firmantes, entre los que se encuentran 18 eurodiputados, 18 parlamentarios de diferentes países y decenas de sindicalistas e intelectuales, pidieron también el cese de la "represión" contra las protestas pacificas en Marruecos.

La petición fue publicada este sábado con motivo de la celebración del primer aniversario de las revueltas del Rif que estallaron tras la muerte trágica del vendedor de pescado Mohcin Fikri, aplastado dentro de un camión de basura el 28 de octubre de 2016.

El Gobierno de Marruecos prohibió el pasado jueves cualquier tipo de manifestaciones, con este motivo, en los lugares públicos de Alhucemas, capital del Rif, y en su provincia, que vive bajo un gran despliegue policial.

Las revueltas del Rif, protagonizadas por el movimiento rifeño Al Hirak, pedían, entre otras cosas, el castigo a los implicados en la muerte de Fikri, la construcción de hospitales y universidades en la región y la creación de puesto de trabajo, además de la retirada de los miles de policías enviados por el Gobierno a la zona tras el comienzo de las revueltas.

En su respuesta a esa crisis, el Estado marroquí optó por una estrategia doble: respondiendo de forma lenta a algunas reivindicaciones de Al Hirak y, al mismo tiempo, arrestando a cientos de activistas del movimiento rifeño, incluido su líder Naser Zafzafi.

El pasado martes, Zafzafi compareció por vez primera ante el Tribunal de Apelación de Casablanca cinco meses después de su detención y fue acusado de atentar contra las integridad del Estado, un delito castigado en Marruecos por sanciones que pueden acarrear la pena de muerte.

Actualmente hay cerca de 340 rifeños detenidos entre Alhucemas y Casablanca; de ellos, hay algunos con condenas en firme y otros actualmente juzgados o por juzgar, además de otro centenar que están siendo perseguidos en libertad.