Publicado: 17.02.2014 19:20 |Actualizado: 17.02.2014 19:20

Marwan, el niño que cruzó el desierto jordano, imagen del drama de los refugiados sirios

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La violencia en Siria ha obligado a más de dos millones de personas a abandonar el país. Uno de ellos es Marwan. La historia de este niño de apenas cuatro años ha dado la vuelta al mundo después de que Andrew Harper, representante del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Jordania, publicara en su cuenta de Twitter una imagen del pequeño andando por el desierto.

Como se ve en la imagen, Marwan, que lleva consigo una bolsa de plástico, llega a la altura de varios trabajadores de ACNUR en la frontera entre Siria y Jordania. Según la periodista de la CNN Hala Gorani, que cita a fuentes de la agencia de Naciones Unidas, el niño llegó separado de su familia, con la que se encontró poco después.

Además de los más de dos millones de sirios que han buscado refugio en otros países, más de 6,5 millones están desplazados dentro del país. Desde marzo de 2011, Jordania ha acogido a un gran número de refugiados sirios y el número, según datos oficiales del reino hachemita, ha alcanzado la cifra de 600.000 personas.

De acuerdo a la breve tregua acordada en Ginebra entre el régimen de Bachar al Asad y los representantes presentes en la ciudad suiza de la oposición, 1.400 personas han podido salir de Homs, una de las ciudades más castigadas por la guerra. Sin embargo, ACNUR denuncia que otras 2.500 necesitan ser evacuadas de forma urgente.

Además de la evacuación de civiles, la tregua humanitaria también sirvió para introducir ayuda de emergencia para las personas que siguen dentro de la ciudad, una operación que, según el portavoz de la Oficina de de la ONU para Asuntos Humanitarios, Jens Larke, "fue un éxito pero se desarrolló en circunstancias extremadamente difíciles". El convoy de la ONU, que fue atacado a su entrada y salida de Homs, llevó raciones de comida suficientes para 500 familias durante un mes -2.500 personas en condiciones vulnerables- y 600.000 kilos de harina.

Larke expresó su deseo de que esta operación pueda realizarse en otros lugares de Siria, donde hay 250.000 personas atrapadas en áreas sitiadas y cerca de 3 millones que viven en áreas de difícil acceso para las agencias humanitarias.