Público
Público

Guta Oriental Más de 400 muertos desde el domingo en los ataques a las afueras de Damasco

El Consejo de Seguridad de la ONU vota este viernes una resolución, que Rusia ya rechazó, para establecer una tregua.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un voluntario de los Cascos Blancos lleva a un niño herido en brazos hasta una ambulancia. - EFE

Más de 400 personas, entre ellas cerca de 100 menores, han muerto desde el pasado domingo por bombardeos y disparos de artillería en la región siria de Guta Oriental, el principal bastión opositor de las afueras de Damasco. Sólo este jueves fallecieron 59 personas, 37 de ellos en la ciudad de Duma, por los ataques de la aviación siria y rusa, así como de la artillería de las fuerzas gubernamentales.

Según el recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, hay también 1.870 heridos y decenas de personas desaparecidas bajo los escombros provocados por los bombardeos. El Observatorio denuncia además que al menos diez hospitales y centros médicos han quedado fuera de servicio en distintas localidades ,como Duma, Saqba o Arbin, lo que ha deteriorado aún más la ya de por sí complicada situación de la atención médica en el enclave. "Aquellos que no mueren por los misiles del régimen, los proyectiles y los bombardeos de sus aviones y los rusos morirán de hambre", ha relatado un residente de la zona, según la ONG. 

Guta Oriental es objeto del asedio de las fuerzas gubernamentales desde 2013. La ONU estima que cerca de 400.000 personas viven atrapadas en el enclave, situado a pocos kilómetros de Damasco. Según el Observatorio, los precios de los pocos alimentos disponibles se están disparando, al igual que los del combustible.

El coordinador humanitario de la ONU para la crisis en Siria, Panos Moumtzis, ha pedido más esfuerzos a la comunidad internacional para lograr una tregua. Anoche, Rusia, aliada del Gobierno de Damasco, frenó una resolución de la ONU para establecer una tregua humanitaria de 30 días en Siria y defendió la ofensiva gubernamental en Guta Oriental frente a las duras críticas internacionales. Moscú argumentó que el lenguaje del texto no era realista y que el organismo no puede imponer una tregua sin consultar a las partes.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas volverá a reunirse este viernes para votar de nuevo un borrador presentado por Suecia y Kuwait para permitir la entrega de ayuda humanitaria y llevar a cabo evacuaciones médicas. Por el momento no está claro si se han hecho cambios al texto ni el apoyo con el que contaría. 

"Tras todas las imágenes que han llegado de Guta Oriental en las últimas 72 horas, si esto no va a convencer a los miembros del Consejo de la necesidad de un alto el fuego, honestamente no sabemos qué es lo que les convencería", ha subrayado Moumtzis. "Parece como si nadie estuviera escuchando, no hay reacción, no hay fuerza política y capacidad de influir, de poner fin a una ofensiva extrema que está afectando a los civiles", ha declarado a Reuters vía Skype desde Kuwait.

Según Moumtzis, la población atrapada temen arriesgarse a salir de sus casas, mientras que el agua, la comida y la electricidad se han agotado. "En una zona, Harasta, el 80% de la población está viviendo en sótanos. La mitad de la población son niños", ha subrayado. Si hubiera un alto el fuego, la ONU podría entrar con comida y suministros médicos que están a solo unos minutos de distancia, y evacuar a los enfermos críticos y heridos, pero el Gobierno sirio no ha dado la autorización para un convoy de ayuda, ha lamentado.

No hay planes para una evacuación masiva, que sólo podría hacerse voluntariamente, en parte porque no hay dónde ir. Las personas de varios asedios anteriores fueron evacuadas a la provincia de Idlib, que ahora está congestionada, con más de 350.000 desplazados desde diciembre. Además es zona de guerra, ya que está en marcha una ofensiva gubernamental contra los rebeldes.

"Si esto continúa potencialmente podríamos tener dos millones de personas bloqueadas en la frontera con Turquía", ha alertado Moumtzis. También hay más de 500.000 desplazados más en torno a Raqqa, que fue reconquistada el año pasado al Estado Islámico.