Publicado: 11.08.2015 08:38 |Actualizado: 11.08.2015 08:39

Más de 50 detenidos en una nueva jornada de protestas en Ferguson

Cientos de manifestantes han hecho caso omiso al estado de emergencia declarado en la ciudad y han salido a la calle con motivo del primer aniversario de la muerte de Brown 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Un manifestante ante el despliegue policial en Ferguson, esta madrugada./ REUTERS

Un manifestante ante el despliegue policial en Ferguson, esta madrugada./ REUTERS

WASHINGTON.- La localidad de Ferguson ha vivido una nueva noche de protestas con motivo del primer aniversario de la muerte del joven afroamericano Michael Brown. Marcada por la declaración del estado de emergencia a raíz del tiroteo registrado la noche anterior, la jornada se ha saldado con más de medio centenar de personas detenidas, según informa el diario estadounidense USA Today.

La Policía del condado de Saint Louis ha detenido a 57 personas que protestaban a las afueras del Palacio de Justicia estadounidense Thomas F. Eagleton, en el marco de los eventos convocados bajo el lema "MoralMonday". Todos ellos han sido puestos en libertad, pero serán sancionados con una multa de 125 dólares por obstruir de manera injustificada el acceso al edificio.



Por la noche, en torno a las 22.00 horas (hora local) cientos de manifestantes hicieron caso omiso a las instrucciones de no salir a la calle y se congregaron en la avenida West Florissant, provocando un leve enfrentamiento con las fuerzas del orden, que llevaron a cabo varios arrestos y llegaron a utilizar un spray de pimienta contra la multitud para aplacar las protestas.

Horas antes, el condado de Saint Louis declaraba el estado de emergencia. "A la luz de la violencia de la última noche en Ferguson y su potencial para causar daños a personas y propiedades, he decidido usar mi autoridad para declarar el estado de emergencia con efecto inmediato", dijo el jefe del condado de Saint Louis, Steve Stenger.

Stenger aclaró entonces que "los actos de violencia no serán tolerados en una comunidad que ha trabajado incansablemente durante el último año para reconstruirse". "Lo invertido en Ferguson no será destruido por unos pocos que quieren violar los derechos de los demás", sentenció.

El encargado de gestionar la "operación de emergencia" en Ferguson es el jefe de la Policía de Saint Louis, Jon Belmar, que —según indicó Stenger— podrá "ejercer todos los poderes necesarios para preservar el orden y proteger la vida y las propiedades de los ciudadanos".