Público
Público

Más de 1.500 detenidos tras los disturbios racistas en Moscú

La Policía arresta a cerca de 400 ultras rusos y lanza una redada masiva de inmigrantes tras el asalto anoche a un centro comercial por grupos nacionalistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerca de 400 personas han sido detenidas durante los disturbios masivos de carácter racista que tuvieron lugar el domingo en el distrito de Biryuliovo, en el suroeste de Moscú. Los disturbios, en los que participaron entre mil y tres mil personas, se produjeron después de una manifestación convocada por grupos nacionalistas para protestar por el asesinato el miércoles pasado de un joven de la localidad, identificado como Yegor Scherbakov, a manos, presuntamente, de un inmigrante.

Asimismo, la policía rusa ha lanzado en la mañana de este lunes una redada masiva contra inmigrantes y ha trasladado a unas 1.200 personas a comisaría para comprobar si tenían sus papeles en regla. 

Los participantes en la protesta irrumpieron a golpes y lanzaron bombas de humo en un centro comercial que emplea a varios inmigrantes y se enfrentaron con las fuerzas de seguridad cuando intentaban dispersar la concentración. Los violentos atacaban a grito de '¡Poder blanco!' y '¡Adelante, Rusia!'. En total, resultaron heridas una veintena de personas, ocho de las cuales tuvieron que ser hospitalizadas.

La Policía no actuó para impedir la manifestación, que no contaba con el permiso de la autoridades, y tardó varias horas en restablecer el orden en Biryuliovo. Todos los detenidos figuran de momento como testigos en el caso por gamberrismo abierto por las autoridades.

Cientos de personas atacaron el centro comercial a grito de '¡Poder blanco!' y '¡Adelante, Rusia!' 

'Todos los provocadores y participantes activos en estos sucesos deben ser establecidos y llevados ante la justicia', afirmó el ministro del Interior ruso, Vladimir Kolokóltsev, en una reunión de urgencia con jefes policiales moscovitas. El ministro insistió en la necesidad de esclarecer cuanto antes el asesinato de Scherbakov, quien según su novia fue apuñalado por un inmigrante caucasiano.

El asesinato tuvo lugar la pasada madrugada del jueves al viernes en Biryulevo. El fallecido, un joven de 25 años de edad, volvía a casa con su novia cuando fue apuñalado hasta la muerte. El asesinato fue grabado por cámaras de seguridad y medios rusos informaron de que el supuesto asesino se trataba de un inmigrante del Cáucaso.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, solicitó a principios de mes un incremento de los trabajadores en el ámbito de la construcción pero, en un gesto a favor del sentimiento anti-inmigración, insinuó que podría restringir la entrada de trabajadores extranjeros en otros sectores.