Público
Público

Más de un millón de personas recibieron 2011 en Times Square

Todos los actos preparados tuvieron una temática común: el amor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cerca de un millón de personas se calcula que recibieron la llegada de 2011 en Times Square, la céntrica plaza de Nueva York que se ha convertido en uno de los principales escenarios del mundo para celebrar el cambio del año. El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, fue el encargado un año más de presidir la fiesta, en esta ocasión acompañado del sargento Salvatore Giunta, condecorado con la Medalla de Honor por su servicio en la guerra de Afganistán.

Con una cuenta atrás de un minuto, cientos de miles de neoyorquinos y turistas celebraron en Times Square y los alrededores la llegada de un año que todos esperan sea el definitivo para dejar atrás la crisis o la lenta recuperación económica. Para lograr que todo estuviera a punto para esta multitudinaria celebración, los operarios de Nueva York han tenido que realizar importantes esfuerzos para retirar la nieve que al comienzo de la semana cubrió toda la ciudad con una capa de cerca de medio metro.

Además, la Policía ha tenido que desplegar un amplio dispositivo de seguridad que incluye desde cientos de agentes adicionales en las calles y francotiradores apostados en lo alto de los rascacielos colindantes a Times Square, hasta detectores de explosivos y radiaciones e incluso helicópteros en el cielo y embarcaciones en los ríos que rodean la isla de Manhattan.

El máximo responsable de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, explicaba que 'este año no hay amenazas específicas contra la ciudad', aunque 'como cada vez que se junta mucha gente, activamos el dispositivo antiterrorista'. Desde casi nueve horas antes de la media noche ya se había restringido el tráfico a esta zona de la ciudad para dar cabida a los miles de personas que se iban acercando por la tarde para reservarse un privilegiado lugar desde el que ver la tradicional caída de la bola que anualmente marca en Nueva York la llegada de un nuevo año.

En esta ocasión, la bola se ha decorado con 288 nuevos triángulos de cristal decorados con 'toques románticos', ya que los organizadores han decidido recibir 2011 con un espectáculo especialmente dedicado al 'amor'. Así, se ha habilitado una 'Plataforma de Besos', donde parejas que han estado mucho tiempo separadas se han reencontrado, y cientos de miles de personas han dado la bienvenida al año con efusivos besos mientras se bañaban en una nube de una tonelada de confeti.

Con sus 3,6 metros de diámetro y cinco toneladas de peso, la bola protagonista de esta noche neoyorquina está formada este año por 32.256 bombillas LED cubiertas por 2.668 cristales triangulares que proyectarán más de 16 millones de vibrantes colores y motivos que producen 'un espectacular efecto caleidoscópico', según la Alianza Times Square, organizadora de esta celebración.

Como manda la tradición, la bola descendió por una enorme barra de unos 40 metros de altura, mientras millones de personas gritaban a coro, tanto in situ como por la televisión e internet, la cuenta atrás de los últimos segundos de 2010.

Además, los presentes en Times Square celebraron la boda de los marines Bethany Pillips y Geoffrey Dubei, que se conocieron en Irak y que hoy se convertirán -gracias a un concurso- en la primera pareja que se casa durante esta celebración.

La fiesta también ha estado amenizada por el británico Taio Cruz, que ha cantado 'Falling In Love' ('Enamorarse') y el mítico 'Imagine' de John Lennon, de cuyo asesinato en Nueva York se cumplieron este mes 30 años. Para amenizar las ocho horas que algunos han llegado a esperar en la calle y bajo unas estrictas medidas de seguridad que no permiten el acceso a la zona con mochilas o bebidas alcohólicas, desde las seis de la tarde se ha proyectado en las grandes pantallas de Times Square una peculiar cuenta atrás que celebra cada una de las seis horas previas.

Entre los artistas invitados estuvieron también el salsero puertorriqueño Elvis Crespo, el veterano rockero Rick Springfield y bandas como New Kids on the Block o The Backstreet Boys. Además, a partir de las siete de la tarde se lanzaron periódicamente confetis, globos, pelotas hinchables, dulces y todo tipo de material publicitario de las empresas que quieren aprovechar la gran proyección internacional de la que goza esta cita neoyorquina.