Publicado: 19.07.2016 19:00 |Actualizado: 19.07.2016 19:00

Más de un tercio de los muertos en el atentado de Niza eran musulmanes

Todas las víctimas mortales del ataque ya han sido identificadas. Hollande estudia prolongar el Estado de emergencia durante seis meses.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Multitud de personas se detienen ante las flores y velas depositadas en el paseo de los Ingleses en recuerdo a las víctimas cinco días después del atentado de Niza. - EFE

Multitud de personas se detienen ante las flores y velas depositadas en el paseo de los Ingleses en recuerdo a las víctimas cinco días después del atentado de Niza. - EFE

PARÍS.- Al menos 30 de las 84 víctimas mortales del atentado del pasado jueves en Niza eran de confesión musulmana, según informa el diario católico francés La Croix. La misma cabecera agrega que 20 de los fallecidos eran de nacionalidad tunecina, como el conductor del camión, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, que arrolló a los viandantes del paseo de los Ingleses durante las celebraciones de la Fiesta Nacional en la ciudad costera del sudeste francés.

En declaraciones a ese periódico, el imán de la ciudad y presidente de la Unión de Musulmanes de la Región de los Alpes Marítimos, Otmane Aissaoui, ha confirmado la cifra de fallecidos perteneciente a la comunidad musulmana. El ministro francés de Justicia, Jean-Jacques Urvoas, ha señalado por su parte que se ha identificado a todas las víctimas mortales del atentado, lo que va a permitir entregar los 84 cadáveres a las familias.



La primera víctima del rastro de cuerpos que Bouhlel dejó a su paso fue Fatima Charrihi, una marroquí de 62 años que vivía en Francia desde los veinte, madre de 7 hijos y asidua de la Gran Mezquita al Rahma (de la Misericordia) de Niza, de la que Aissaoui es rector. Entre las 30 víctimas musulmanas también se cuentan niños, como Mehdi, nicense de 12 años, cuya hermana gemela todavía se encuentra en coma; o Kylian, de 4 años, venido de Lyon con su madre Olfa para asistir al espectáculo de fuegos artificiales, ambos fallecidos.

En cuanto a los heridos, la titular de Sanidad, Marisol Touraine, ha indicado que se encuentran en estado crítico 19 de las 70 personas que siguen hospitalizadas tras el atentado, que causó unos 300 heridos. Urvoas insistió en que "la investigación progresa cada minuto" y, aunque no quiso dar detalles, señaló que uno de los puntos que se trata de esclarecer es cómo el autor de la matanza se hizo con la pistola con la que disparó a la policía antes de ser abatido por los agentes.

Por su parte, el presidente, François Hollande, ha afirmado que podría prolongar el estado de emergencia durante tres meses adicionales, hasta un total de seis. "Cuando sucedió el ataque (de Niza, el día 14), que todavía no sabemos si va a tener réplicas, era mi responsabilidad y la del Gobierno y el Parlamento franceses prolongar el estado de emergencia por tres meses. Todavía se está pensando en otros tres meses de prolongación", ha manifestado el mandatario a la prensa durante una visita en Lisboa.

El presidente galo ha asegurado que su primera prioridad es "proteger a los franceses y después a los europeos", pero dijo que en ningún caso aprobará medidas que vayan en contra de la Constitución francesa. Hollande declaró el estado de excepción tras los atentados de París del 13 de noviembre de 2015, en los que 130 personas murieron, y la misma mañana del ataque en Niza aseguraba que lo levantaría en la fecha prevista, el 26 de julio.

"No buscaremos otras medidas contrarias a nuestro orden constitucional, que podrían dejar a Francia en una situación fuera del marco democrático", ha dicho Hollande, que ha añadido que su deber también es asegurar "las garantías constitucionales de Francia". "El terrorismo quiere separarnos, quieren crear miedo y dividirnos como nación. Tenemos que estar juntos", ha continuado, antes de añadir que es posible proteger el país siendo conscientes de valores como la libertad. Hollande ha destacado que, aunque el problema del terrorismo afecta a muchos países, Francia está sufriendo más que otros porque es el símbolo de la libertad y la democracia. "Por eso nos atacan, porque encarnamos esos valores", ha afirmado.