Público
Público

La masacre de Connecticut reabre el debate sobre las armas en EEUU

Cada tragedia desde Columbine en 1999 ha suscitado las mismas reacciones de dolor, pero no ha habido avances legislativos. El alcalde de Nueva York se ha puesto ahora a la cabeza de una campaña para que la Casa Blanca tome medidas contra la fa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, se ha puesto a la cabeza de una nueva campaña de personalidades y políticos en Estados Unidos para que la Casa Blanca tome medidas contra la proliferación de armas de fuego y la falta de control de su venta y tenencia, resucitada con motivo de la matanza de escolares que ha conmocionado al país. 'Ya hemos oído antes la misma retórica', protestó Bloomberg en referencia a las intervenciones del presidente, Barack Obama, sobre la necesidad de tomar medidas para evitar nuevas tragedias.

'La realidad de lo que hemos visto no constituye liderazgo [para el control del armamento en manos privadas] ni por parte de la Casa Blanca ni por el Congreso', subrayó Bloomberg, quien lidera una coalición nacional de alcaldes sobre la política de la venta de armas de fuego. 'Y esa inacción debe terminar hoy mismo'.

La masacre de 27 personas que tuvo lugar este viernes en una escuela en Newtown (Connecticut), incluidos 20 niños, ha sumido a EEUU en el luto nacional y ha suscitado un agrio debate sobre las armas y la 'cultura de la violencia' de los estadounidenses. La tragedia, ocurrida a once días de Navidad en un pequeño poblado de Connecticut, es la segunda peor en un centro de estudios en EEUU desde la de Virginia Tech en 2007, que dejó 33 muertos, incluyendo el autor del tiroteo. En 1999, la masacre en la secundaria de Columbine (Colorado) dejó 13 muertos.

Activistas a favor del control de armas lamentaron que EEUU lleva ya ocho masacres o graves actos de violencia en lo que va de 2012 y, pese a eso, el Congreso se muestra reacio a aprobar leyes para restringir el acceso a las armas de fuego. Kristin Rowe-Finkbeiner, directora ejecutiva del grupo MomsRising, preguntó directamente: '¿Cuántas masacres más hacen falta para que nuestros líderes tomen acción?' 'Urgimos al presidente Obama y a nuestros funcionarios elegidos en el Congreso a que respondan a esta crisis de violencia derivada de las armas que infecta a EEUU, y trabajen para prevenir tragedias como ésta en el futuro', dijo Rowe-Finkbeiner, haciéndose eco de grupos opuestos a la libre venta de armas.

En Connecticut, la ley estatal permite llevar armas en las escuelas siempre que el portador sea mayor de 21 años y tenga licencia Si bien esta 'epidemia de violencia' tiene raíces tan profundas como complejas, ésta crece por la facilidad del acceso a las armas, que varía de uno a otro estado, aseguran los activistas. En Connecticut, la ley estatal permite armas en las escuelas públicas o privadas siempre que el portador, mayor de 21 años y sujeto a revisión de antecedentes penales, tenga un permiso oficial y también permiso de las autoridades escolares.

En Michigan, una ley estatal aprobada el jueves, permitiría por primera vez portar armas ocultas en escuelas públicas, universidades, estadios y otras zonas antes 'libres de armas', pero espera la firma o rechazo del gobernador republicano, Rick Snyder.

Para Ladd Everitt, portavoz de la Coalición para Frenar la Violencia de las Armas, consideró que 'es hora de que el presidente Obama hable de este asunto', con la misma convicción con que defendió los matrimonios homosexuales, y se enfrente a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), una influyente organización opuesta al control de armas.

Desde el Capitolio, donde la bandera de EEUU ondea a media asta, los legisladores nuevamente al unísono se solidarizaron con las víctimas y sus familiares, pero muy pocos, entre ellos el demócrata Jerrold Nadler, pidieron restricciones al comercio de armas.

Cada tragedia desde Columbine en 1999 –un total de 28– ha suscitado las mismas reacciones de dolor y de introspección, pero no ha habido avances en el frente legislativo. La actual mayoría republicana en la Cámara de Representantes puede bloquear cualquier reforma legislativa. Los congresistas no han aprobado ninguna ley sobre la tenencia de armas desde 1994 y dejaron expirar en 2004 la limitación de la compraventa de los rifles semiautomáticos de asalto.

Las sucesivas matanzas no parecen disuadir a quienes defienden la tenencia de armas o que piensan que los tiroteos son 'incidentes aislados de personas desequilibradas', según un estudio de julio pasado del Centro de Investigación Pew. En el año 2000, el 66% de los estadounidenses creía necesario dar prioridad al control de armas por encima de la Segunda Enmienda de la Constitución, que consagra el derecho a las armas. Este año, sólo el 47% opinó lo mismo, según el Centro.