Publicado: 26.11.2013 17:06 |Actualizado: 26.11.2013 17:06

La mayoría conservadora saca adelante unos nuevos Presupuestos restrictivos en Portugal

Cientos de personas vuelven a protestar ante el Parlamento contra unas cuentas que consagran la política de recortes del Gobierno de Passos Coelho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Parlamento portugués ha aprobado este martes los Presupuestos Generales del Estado para 2014 gracias a la mayoría absoluta con la que cuentan los conservadores en la Cámara, mientras que la oposición de izquierdas votó en pleno en contra.

El documento, aprobado en primera instancia a principios de mes y que fue sometido hoy a la votación definitiva, recoge, por quinto año consecutivo, entre ellos los tres del Gobierno de Passos Coelho, nuevos recortes y un ahorro del gasto público a costa de reducir el salario de trabajadores y pensionistas del sector público, y mantiene la elevada carga fiscal, que ya se incrementó en 2013.

En el exterior del Parlamento cientos de personas convocadas por el mayor sindicato luso, la CGTP, se manifestaron contra estos Presupuestos, que consagran un corte en el salario y las pensiones de los trabajadores públicos, lo que ha generado una agria polémica en el país. Concretamente, incluyen una reducción de entre el 2,5% y el 12% de los salarios y contribuciones superiores a 600 euros al mes que afectará a todos los funcionarios, pero también a quienes reciben subsidios de jubilación, invalidez o viudedad.

Las cuentas para 2014 prevén un ahorro de 3.900 millones de euros en las cuentas públicas con el propósito de alcanzar la meta de déficit acordada con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), del 4% del PIB. Dentro del Parlamento, por segundo año consecutivo, la aprobación del texto terminó sin la tradicional ovación, ni siquiera entre los miembros de las bancadas que lo apoyaron.

Mientras los manifestantes reclaman elecciones anticipadas, miembros del CGTP han ocupado, sin que se hayan registrado incidentes, los ministerios de Finanzas, Economía, Sanidad y Medio Ambiente para exigir reuniones a sus responsables.

Por parte del Ejecutivo, la encargada de defender las propuestas fue la ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, quien consideró que este Presupuesto es "el adecuado" dado el actual contexto de "excepción" que se vive en Portugal, bajo la asistencia financiera de la UE y el Fondo Monetario Internacional desde 2011. "El documento cumple con la exigencia del presente momento, se ajusta a las restricciones financieras y asume los compromisos adquiridos por el país (con los organismos internacionales) hasta alcanzar el pleno acceso a los mercados", subrayó.

Albuquerque, que fue interrumpida por una veintena de personas que se encontraban entre el público con gritos de "dimisión" -una escena habitual en el Parlamento en los últimos meses-, insistió en que después del "esfuerzo" realizado "no es el momento de desistir". Desde la oposición, el líder del Partido Socialista, António José Seguro, censuró duramente los Presupuestos por estar "marcados por el empobrecimiento y la desigualdad social", además de lamentar el "ataque del Gobierno sobre todo lo que es público".

Portugal dejará de recibir fondos de su rescate en junio de 2014 y prepara ya su regreso a los mercados de deuda a largo plazo, a los que no ha recurrido desde que solicitara el préstamo internacional, con la esperanza de que los inversores compren sus títulos a cambio de tasas sostenibles para poder así evitar necesitar más ayuda. Para mejorar su imagen en los mercados, el Ejecutivo conservador ha aplicado prácticamente a rajatabla las medidas negociadas con la troika de acreedores y ha insistido en la necesidad de mantener las políticas de austeridad también durante los próximos años para garantizar un Estado más sostenible a nivel financiero.