Público
Público

"Me declararé en huelga de hambre si no me dejan salir"

El opositor cubano dice a 'Público' que hará otra protesta para poder ir a recoger el galardón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es un premio a la rebeldía del pueblo cubano durante 52 años de dictadura totalitaria'. Guillermo Fariñas vivió ayer su día de gloria tras la concesión del Premio Sájarov. Desde Santa Clara, en el centro de la isla, contestó sin parar a unos y otros y repartió el galardón en partes equidistantes: para Orlando Zapata (preso de conciencia muerto tras una huelga de hambre), la disidencia interna, el exilio activo... 'Estamos en un momento histórico tras el asesinato de Zapata y ahora también con la liberación de los presos', proclamó Fariñas.

Guillermo Coco Fariñas sostuvo un pulso firme con el régimen cubano durante 134 días de huelga de hambre, en muchos de los cuales recibió alimentación parenteral en un hospital. Un pulso ganado tras la liberación de 39 presos políticos gracias a los acuerdos entre Raúl Castro y la Iglesia católica, con la mediación directa de la diplomacia española.

Precisamente anoche, horas después de darse a conocer el premio, la Iglesia católica de Cuba anunció la próxima excarcelación y traslado a España de otros cinco disidentes, entre ellos una mujer, que no pertenecen al llamado Grupo de los 75, informó Efe. Se trata de Juana María Nieves Mena, Domingo Ozuna Mederos, Juan Francisco Marimón Gómez, Misael Mena Fernández y José Luis Ramil Navarro, según la nota divulgada por el arzobispado de La Habana, donde se señala que con este grupo serán 47 los prisioneros que han aceptado salir de prisión y viajar a España.

Fariñas matizó: 'No nos sentimos totalmente satisfechos, porque los hermanos que han sacado de prisión han partido al exilio y los 13 que decidieron quedarse no han sido todavía puestos en sus casas', dijo en declaraciones a Público. 'Eso sí, logramos evitar que otros hermanos fallecieran o fueran asesinados en prisión. No debe haber desmayo en nuestra lucha', añadió.

Fariñas criticó al ya ex ministro Miguel Ángel Moratinos: 'Fue víctima de sus propias incongruencias. La democracia es así, pasa cuentas. Moratinos habló de democracia pero defendió a un Gobierno antidemocrático. Aconsejo a la nueva ministra: si quiere triunfar, tiene que hacer absolutamente lo contrario'.

El premio para este luchador indomable, con una veintena de protestas sobre su cuerpo y 11 años de prisión a sus espaldas, fue recibido con júbilo en la oposición cubana. 'Un ejemplo de dignidad, la de un hombre dispuesto a entregar su vida, el que nunca ha claudicado', le alabó Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco. 'El Gobierno debiera tomar nota, ya no se puede más', añadió Elizardo Sánchez, luchador por los derechos humanos.

Fariñas, que fue soldado en las guerras africanas de Cuba, amenaza de nuevo: 'Soy de la idea de que debo declararme en huelga de hambre para salir [a la entrega del premio, el 15 de diciembre]', adelantó el psicólogo y periodista independiente.

Al cierre de esta edición, el Gobierno cubano, siempre lento en responder, se mantenía en silencio. 'Y no creo que lo haga públicamente; en todo caso algunas de esas plumas alquiladas al castrismo', ironizó Fariñas.

Pero la que sí habló, y de qué forma, fue la escritora disidente Zoé Valdés. Arrastrada por su deriva radical, no dudó en criticar al premiado, acusándolo de 'fraude y puro teatro'. Y aseguró: 'Se come mejor en Cuba bajo una huelga de hambre asistida por el Gobierno que con la carta de racionamiento'.