Público
Público

El mecanismo de rescate de los mineros chilenos ya funciona

Se completa con éxito la prueba de la cápsula que bajó ayer a pocos metros de dónde están los atrapados. La operación comienza la madrugada del miércoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cápsula Fénix I ha realizado las últimas pruebas del rescate de los mineros atrapados en Chile quedando a tan sólo 12 metros de los trabajadores. 'No quisimos correr el riesgo de bajar la cápsula hasta donde se encuentran los mineros, porque al verla, la desesperación podría haber provocado un problema de ansiedad', explicó el ministro de Minería, Laurence Golborne,

La Fénix I (hay dos modelos por si fallan las primeras) descendió hasta los 610 metros de profundidad de los 622 que deberá alcanzar para el rescate. Golborne expresó que estos resultados le hacen ver desde el punto de vista técnico, con optimismo el proceso de rescate. 'Todo va avanzando bien', exclamó con satisfacción.

'La cápsula Fénix se comporta muy bien dentro del ducto, se adapta al desplazamiento con encamisado y cuando está a roca libre, también. No hubo ni movimientos pendulares, ni siquiera caída de polvo', comentó el ministro Golborne.

Esto, a pesar de que finalmente sólo se revistieron 56 metros del conducto y no los 96 que se habían previsto inicialmente. Este cambio se decidió tras estimar que no era conveniente poner una tubería metálica en la curvatura que tenía en esa parte del orificio. Se temía que la tubería pudiera reventar.

Golborne dijo que se buscó hacer pruebas 'lo más reales posibles', y que se envió una cámara que recogió imágenes 'muy alentadoras'.

El viaje, a una velocidad de un metro por segundo, durará 12 minutos

El rescate está previsto a partir de las 00:00 horas del miércoles (hora local chilena, las 5 de la madrugada hora peninsular española), 'pero si estamos en condiciones de dar inicio, lo haremos independientemente de la hora que sea', relativizó.

La lista con el orden de salida de los mineros, hasta el cierre de esta edición, aún se discutía entre los responsables del rescate y los propios mineros. El único lugar que está decidido es del último de los 33 que saldrá del fondo: Luis Urzúa, que era jefe de turno al momento del accidente. Así lo informó a Público Jean Romagnoli, médico del equipo de rescate.

Romagnoli explicó que los mineros han entregado su propio listado en el que detallan los motivos del orden de salida de cada trabajador. En la superficie, los técnicos lo analizan y lo contrastan con sus propias propuestas. El día mismo del rescate, se establecerá el orden. Los familiares no han mostrado interés por interferir, quieren que decidan los que saben.

La mujer de Luis Urzúa, que está en el campamento Esperanza desde que el accidente del 5 de agosto, no habla con la prensa. Es la única que nunca lo ha hecho y ha sido por petición expresa de su marido.

Bajarán cuatro socorristas para evitar problemas de desesperación

Según las estimaciones, la Fénix 1 bajará a una velocidad de un metro por segundo, por lo que se calcula que el viaje durará 12 minutos por cada subida. El jefe del operativo, el ingeniero André Sougarret dijo que durante la jornada de los mineros estaban montando una plataforma de 2,40 metros de altura para acceder a la cápsula. La han fabricado con el material que quedó dentro de la galería tras el derrumbe del 5 de agosto.

El ministro de Sanidad chileno, Jaime Mañalich dijo que la mayor preocupación para el equipo médico es el grupo de los débiles, que presentan problemas físicos o psicológicos. Se trata de unas 10 personas, 'que subirán entre el quinto o el sexto después de que hayan subido los más ágiles'.

Hubo cambios en la programación del operativo. 'Hemos tomado una decisión esta mañana, los rescatistas que bajarán al fondo de la tierra serán cuatro y no dos'. Debido a las evaluaciones, resolvieron que dos hombres serían pocos para contener a los mineros porque suponen que ante la expectativa de la salida podrían caer en desesperación.

'Así las cosas, estos cuatro heroicos compatriotas serán los últimos en subir', dijo Mañalich. Se trata de tres miembros de la Armada chilena y un experto en rescates.

Durante la mañana se realizaron los últimos ejercicios con pacientes simulados en los vuelos de helicóptero. Los pilotos realizaron varias maniobras y lo hicieron con pasajeros que simulaban ataques de nervios al interior de la nave.

El líder de los 33 trabajadores será el último en salir a la superficie

La neblina espesa que cada día irrumpe en la zona del yacimiento al final de la tarde, podría detener el rescate por aire. En ese caso, se van ha utilizar ambulancias para llevar a los mineros hasta la ciudad de Copiapó por tierra, en un trayecto que tarda cerca de media hora.

Cuando se inicie el operativo final de rescate de los mineros, se cerrará la ruta que une a la capital de la Tercera Región de Chile con el yacimiento San José, para dejar el camino como vía exclusiva.

Como buen capitán de barco, el líder de los 33 mineros atrapados será el último en subir a la superficie. El topógrafo Luis Urzúa, de 54 años, era el jefe de turno cuando se derrumbó la mina. Asumió el mando desde el primer momento. Al salir el último, se convertirá en el hombre que más tiempo ha pasado bajo tierra en la historia.