Público
Público

Medvédev cree que las Pussy Riot ya han tenido su merecido

El primer ministro ruso apoya su excarcelación. Las componentes del grupo punk fueron condenadas por lanzar críticas contra Putin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, dijo el miércoles que piensa que las tres integrantes de la banda de música punk Pussy Riot deberían ser puestas en libertad, después de que fueran condenadas el mes pasado por blasfemias contra Vladimir Putin en una catedral de Moscú. 'Una sentencia suspendida, considerando el tiempo que ya han pasado (en prisión), sería suficiente', dijo Medvédev en comentarios en televisión. Llevan en prisión desde marzo y su apelación contra el veredicto y la condena de dos años en prisión debe comenzar el 1 de octubre.

Gobiernos occidentales y cantantes como Madonna criticaron la condena de dos años de prisión como excesiva y el abogado de las jóvenes Nikolai Polozov dijo que los comentarios de Medvedev indican que el Gobierno estaba preocupado por el nivel de censura al que se ha enfrentado.

Las palabras de Medvedev, quien fue presidente de Rusia durante cuatro años hasta el pasado mayo, parecieron dirigirse a cuestionar el tiempo de la condena, algo que también han criticado grupos nacionales de defensa de los derechos humanos, rusos liberales y opositores del presidente Putin.

Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alyokhina y Yekaterina Samutsevich fueron declaradas culpables de vandalismo motivado por odio religioso el 17 de agosto, después de que interpretaran una canción criticando a Putin, entonces primer ministro, en la principal catedral de Moscú en febrero.

'Vemos que la retórica está cambiando. Las autoridades se han dado cuenta de que esta historia ha ido demasiado lejos'. Polozov, abogado de las mujeres encarceladas, dio la bienvenida a los comentarios de Medvédev: 'Vemos que la retórica está cambiando. Las autoridades se han dado cuenta de que esta historia ha ido demasiado lejos'.

Medvédev habló en una reunión en la ciudad de Penza, al sureste de Moscú, con miembros del partido Rusia Unida, cuyo liderazgo heredó de Putin en mayo. Dijo que muchos rusos consideraron la protesta de las Pussy Riot como ofensiva y enfatizó que sólo estaba expresando su opinión personal y que no busca influir en el caso.

Un sondeo realizado después del veredicto por la agencia rusa Public Opinion Foundation mostró que un 53% de los rusos cree que la sentencia de dos años fue justa y un 27% dijo que era injusta.