Público
Público

Medvédev exige a Al Asad que haga reformas o deje el poder

Al menos 20 sirios mueren en otro día de protestas contra el régimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia endureció de una manera inesperada su posición respecto al régimen sirio instando al presidente Bashar al Asad a que lleve adelante y con prontitud las reformas políticas que ha prometido en numerosas ocasiones o abandone la dirección del país.

La advertencia del presidente Dimtry Medvédev llegó apenas tres días después de que el pasado martes Rusia vetara en el Consejo de Seguridad de la ONU, junto con China, una resolución presentada por varios países europeos que condenaba el régimen de Al Asad, y mientras crece la presión militar de Turquía e Israel cerca de las respectivas fronteras con Siria.

Pero Medvédev también advirtió a Occidente que es el pueblo sirio el que debe forjarse su futuro y no laAlianza Atlántica o 'ciertos países europeos'. Moscú ya ha dicho que no quiere que se repita en Siria la experiencia de Libia, algo que parece estar considerando Estados Unidos. En este sentido, el secretario de Defensa, Leon Panetta, dijo el miércoles que la reciente operación de Libia ha sido un éxito.

'Rusia quiere, al igual que otros países, que termine la sangría siria y pide que la dirección siria conduzca las reformas necesarias', declaró Medvédev. 'Si la dirección siria es incapaz de llevar a cabo esas reformas, deberá marcharse, pero esta decisión no la deberían tomar la OTAN o ciertos países europeos, sino el pueblo sirio y la dirección siria'.

El calendario electoral que ha propuesto Al Asad prevé la celebración de elecciones locales en diciembre y de los comicios legislativos en febrero. Sin embargo, la presión sobre el régimen no para de crecer. Dos vecinos de Siria con buenas relaciones con Washington, Turquía e Israel, están realizando maniobras militares no muy lejos de territorio sirio, lo que se interpreta como un aumento sustancial de la presión sobre Al Asad.

'Rusia quiere, al igual que otros países, que termine la sangría siria'

Sobre el terreno, miles de sirios participaron en las protestas que tuvieron lugar en varias zonas del país después de la plegaria del mediodía. La represión fue intensa y fallecieron al menos 20 personas. En Duma, un belicoso suburbio de Damasco, murieron tres hombres por disparos de las Fuerzas de Seguridad, y nueve en la ciudad de Homs, en el centro del país, según el Observatorio sirio de Derechos Humanos, una ONG de la oposición con sede en Londres.

Otras tres muertes se produjeron en Zabadani, Latakia, Hama y Qamishli. En Qamishli, al este del país, tuvo lugar una ejecución política cuando el líder kurdo Mishaal al Tammo, portavoz del partido Futuro, fue abatido por hombres armados en su domicilio. Tammo había criticado con dureza al régimen de Al Asad pero también a otras fuerzas políticas kurdas.

El toque de queda imperó en Rastan, una localidad situada a 20 kilómetros de Homs que en los últimos días ha visto numerosas protestas así como enfrentamientos armados entre soldados del Ejército y grupos de soldados desertores que finalmente fueron expulsados de Rastan. A pesar de ello, la situación sigue siendo muy tensa en la localidad.