Público
Público

Merkel acepta el candidato socialista a la presidencia

Gauck fue activista pro derechos humanos en la RDA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La canciller alemana, Angela Merkel, aceptó ayer al antiguo activista pro derechos humanos Joachim Gauck como candidato a la presidencia de Alemania. Gauck se postula así como el sustituto de Christian Wulff, de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel, quien dimitió el pasado viernes debido a un préstamo que facilitó cuando era gobernador de Baja Sajonia y que ocultó al Parlamento.

Gauck era el favorito y cuenta además con el apoyo del 54% de sus compatriotas, según un sondeo publicado por el semanario Bild am Sonntag. El candidato, teólogo de 72 años y disidente en la extinta Alemania oriental, disfruta del crédito moral y apartidista preciso para el cargo. Destacó en la oposición durante la época de la República Democrática Alemana (RDA) comunista y fue el encargado de supervisar los archivos de la temida policía secreta del régimen, la Stasi, cuando cayó el Muro de Berlín, y de la conservación de su archivo.

Su gestión de un asunto tan sensible en Alemania se caracterizó por su búsqueda de justicia, evitando todo revanchismo político, lo que le valió el reconocimiento de los partidos y la población, amén de la Gran Cruz Federal al Mérito, la máxima condecoración alemana, en 2000.

Pese a no estar afiliado a ningún partido político, ya fue propuesto como presidente por el Partido Socialdemócrata (SPD) en 2010 y ahora cuenta además con el apoyo de Los Verdes y del Partido Liberal Demócrata (FDP) para ser elegido por la Asamblea Federal como jefe del Estado. Se trata de un cargo sin apenas poder real, pero con una alta carga simbólica.

Teólogo, de 72 años, disfruta del crédito moral y apartidista preciso para el cargo

“Gauck está por encima de la política de partidos. Es exactamente lo que necesitamos en este momento”, declaró un dirigente de Sajonia del FDP, Holger Zastrow.

Ayer, Merkel mantuvo una reunión con los dirigentes de su propio partido y del FDP, el otro integrante de la coalición de gobierno, para abordar la sustitución de Wulff. La CDU esperaba poder promocionar para el cargo a otros candidatos como Wolfgang Huber o Klaus Toepfer, pero no logró un consenso ni los apoyos necesarios.

El acuerdo se alcanzó en la Cancillería a última hora de la tarde, tras una jornada maratoniana de contactos entre los tres partidos de la coalición –CDU, FDP y la Unión Cristianosocial (CSU)– y la oposición socialdemócrata y verde. Los liberales se sumaron por sorpresa a la oposición, tras una reunión de su dirección.

El apoyo de los liberales a los opositores del SPD y a los verdes fue clave

Wulff renunció un día después de que la Fiscalía de Hannover solicitase al Bundestag el levantamiento de su inmunidad para poder investigarle por haber disfrutado de unas vacaciones en la exclusiva isla de Sylt en 2007 que pagó el empresario David Groenewold.

Las vacaciones tuvieron lugar un año después de que el Gobierno de la Baja Sajonia, presidido entonces por Wulff, aprobara la concesión de un aval de cuatro millones de euros para una empresa de Groenewold, aunque este nunca llegó a hacerlo efectivo. Ahora la controversia que le persigue se ha trasladado a sus 200.000 euros de suelo vitalicio, a pesar de su probable imputación judicial.