Público
Público

Merkel arranca el año electoral alemán con una derrota

La coalición de la canciller pierde el 'land' de Baja Sajonia, que gobernarán el Partido Socialdemócrata y Los Verdes, a ocho meses de las generales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las elecciones del Land alemán de Baja Sajonia, celebradas este domingo, se saldaron con una victoria -por mínima ventaja, pero victoria- del bloque opositor y un revés para las filas de la canciller Angela Merkel, a meses de las generales previstas para el próximo septiembre.

Un solo escaño de ventaja obtuvieron el Partido Socialdemócrata (SPD) y sus aliados naturales, los Verdes, en ese Land hasta ahora gobernado por una coalición de centro-derecha, simétrica a la de Merkel en Berlín, lo que dispara los paralelismos respecto a las generales. 'Una mayoría de un escaño me basta', se apresuró a afirmar el aspirante del SPD en dicho estado, Stephen Weil, mientras el hasta ahora jefe de gobierno regional, David McAllister, quien se vio custodiado en toda la campaña por una hiperactiva Merkel, apuntaba a la posibilidad de una gran coalición.

De acuerdo con los resultados finales, escrutados al 100% los votos, la Unión Cristianodemócrata de la canciller defendió su posición de primera fuerza, con el 36%, lo que implica que perdió más de seis puntos respecto a las regionales de 2008. Sus socios del Partido Liberal (FDP) dieron la gran sorpresa, al obtener un 9,9%, después de que durante semanas se les pronosticó incluso que quedarían fuera de la nueva cámara regional. El Partido Socialdemócrata subió al 32,6% -frente al 30,3 de 2008- y sus aliados naturales, los Verdes, se dispararon hasta el 13,7% -casi seis puntos más que entonces-.

Al margen de los cambios en la constelación gobernante del Land, el resultado es un traspiés para Merkel, por mucho que los sondeos la sitúen en el mejor momento de popularidad desde que llegó al poder, en 2005. Las regionales de Baja Sajonia tenían rango de test electoral para las generales, que se espera se convoquen en los próximos días para el 22 de septiembre y en las que Merkel aspira a la reelección, tras dos legislaturas en el poder.

Una especial expectación habían despertado los resultados del FDP, por los efectos sobre su líder y ministro de Economía, Philipp Rösler, de quien parte de sus filas exigían su relevo. El fuerte espaldarazo en las urnas a esa formación da un respiro al líder de la formación y se explican, según los analistas, en el trasvase de electores de la CDU, temerosos de que Merkel quedase sin aliado. La supervivencia política de los liberales es una especie de aval para la canciller, que en caso de ganar precisará de su socio, puesto que en Alemania, a escala federal, tradicionalmente no hay mayorías absolutas ni gobiernos en minoría.

Fuera de la cámara regional quedó La Izquierda, nacida de la fusión de postcomunistas y disidencia del SPD, que del 7% de 2008 cayó al 3,2 %. Ello hace que la nueva cámara regional se reparta entre los dos bloques clásicos, centro-derecha frente a socialdemócratas-verdes, en lugar de los cinco hasta ahora habituales. Muy por debajo del 5% -un 2,1 %- quedaron Los Piratas, formación de nuevo cuño que tras una primera fase de efervescencia entre el electorado joven parece haberse desinflado.

Los resultados de Baja Sajonia no son extrapolables al cien por cien a las generales, lo que significa que la carrera por la Cancillería está abierta y también las opciones de alianzas diversas, incluso las hasta ahora inexploradas -como CDU y Verdes-. Entre los analistas se da por hecho, sin embargo, que los Piratas difícilmente podrán resurgir, no solo por su falta de contenido programático -más allá de la defensa de la libertad en internet- sino porque están envueltos en mil rifirrafes internos. A estas regionales seguirán las de Baviera, probablemente unos quince días antes de las generales, donde desde hace décadas gobierna la Unión Socialcristiana (CSU), partido mayoritario del Land, identificado con la prosperidad y el conservadurismo.