Público
Público

Merkel augura una era de energías renovables

La canciller alemana habla de hacer un "abandono medido" de las centrales nucleares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Angela Merkel ha dado un paso más en su reconversión a escéptica de los beneficios del átomo al proponer un 'abandono medido' de la energía nuclear. La canciller alemana defendió ayer en el Parlamento la decisión de decretar una moratoria de tres meses para las centrales más antiguas, que implica el cierre inmediato de siete de ellas, algo que definió como un paso hacia un futuro sin energía nuclear.

'Aprovecharemos el periodo de la moratoria, que es deliberadamente corto y ambicioso, para promover el cambio en la política energética y acelerar los pasos todo lo posible para llegar a la era de energías renovables', dijo la dirigente democristiana provocando las carcajadas en la bancada de la oposición.

Hace pocos meses, Merkel aún defendía el futuro del átomo como fuente de electricidad para justificar la controvertida decisión de anular el decreto del anterior Gobierno de socialdemócratas y verdes para acortar la vida útil de las 17 centrales alemanas. La canciller incluso afirmó que, con los plazos de aquel acuerdo del Gobierno Schröder, algunas de las siete centrales que acaban de apagar seguirían activas a día de hoy.

Las risas de los diputados socialdemócratas y verdes se convirtieron en ira cuando el portavoz del grupo parlametario de la CDU de Merkel, Volker Kauder, acusó a la oposición de haber sido 'poco ambiciosa' en promover las fuentes de energía alternativas cuando estaba en el poder.

El presidente del SPD, Sigmar Gabriel, acusó a los democristianos de tener poca vergüenza y responder solamente a tácticas electoralistas. 'Lo suyo es un juego', comentó después de una sesión acalorada en el Bundestag, la Cámara Baja del Parlamento alemán.

El giro radical de Merkel en el tema nuclear a raíz de la catástrofe en Japón tiene mucho que ver con las elecciones regionales que se celebran en los próximos días. La cita más importante es el próximo 27 de marzo en Baden Württemberg, uno de los estados federados más poblados y potentes, principal feudo de los democristianos, que llevan gobernando allí desde la fundación de la República Federal.

La sensibilidad por temas medioambientales ha dado alas a los verdes que, junto con el SPD, podrían desbancar a la CDU del Gobierno regional.