Publicado: 08.10.2015 12:16 |Actualizado: 08.10.2015 16:34

Merkel critica en privado a los Gobiernos de Europa del Este

La canciller alemana cargó en una reunión a puerta cerrada con miembros del Partido Popular Europeo contra los Ejecutivos que se niegan a acoger refugiados, según 'Politico'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La canciller alemana Angela Merkel durante su intervención del pasado miércoles ante el Parlamento Europeo. - EFE

La canciller alemana Angela Merkel durante su intervención del pasado miércoles ante el Parlamento Europeo. - EFE

BRUSELAS / BERLÍN.- A Angela Merkel no le gusta nada la actuación de algunos Gobiernos de Europa del Este ante la crisis de refugiados. La canciller alemana ha criticado en privado a estos países, a los que acusa de ceder a prejuicios y hacer caso omiso de su propia historia, según ha publicado este jueves la página Politico.

De acuerdo con el medio estadounidense, Merkel hizo estos comentarios durante una reunión a puerta cerrada con legisladores del Partido Popular Europeo (PPE) antes de comparecer junto al presidente francés, François Hollande, ante el Parlamento Europeo el miércoles. La líder conservadora cargó contra la respuesta de sus homólogos húngaro, checo, eslovaco y algunos líderes bálticos a la crisis migratoria, diciendo, aunque sin nombrarlos directamente, que deberían ser más conscientes de la situación después de haber vivido ellos mismos tras una valla.

"Los refugiados no van a detenerse sólo porque levantemos vallas ... y yo he vivido detrás de una durante mucho tiempo"

"Nosotros, los europeos orientales ─y me considero a mí misma una europea oriental─ hemos comprobado que el aislamiento no ayuda", dijo Merkel, que creció en la República Democrática Alemana controlada por la Unión Soviética. "Los refugiados no van a detenerse sólo porque levantemos vallas ... y yo he vivido detrás de una durante mucho tiempo", agregó. "Aquellos que pueden considerarse afortunados por haber vivido el final de la Guerra Fría ahora piensan que pueden quedarse totalmente fuera de ciertos desarrollos de la globalización. Es algo que simplemente me resulta muy raro", continuó.



El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, y el de Eslovaquia, Robert Fico, han atacado en varias ocasiones a Merkel por abrir las fronteras alemanas a los refugiados sirios. Critican a la jefa del Ejecutivo germano por, a su juicio, desencadenar una oleada de peticiones de aliso a la que Europa no puede hacer frente y que amenaza sus "valores cristianos".  

En su reunión con miembros del PPE, Merkel rechazó los argumentos en contra de su decisión: "No es aceptable que tengamos libre circulación de mercancías y de personas y que algunos países digan 'esto y lo otro no se puede hacer', y que no podamos acoger sirios porque todavía no estamos listos". "Cuando alguien dice: 'Esta no es mi Europa, no aceptaré los musulmanes' ... tengo que decir que esto no es negociable", dijo Merkel según Politico. "¿Quiénes somos para defender a los cristianos en todo el mundo si decimos que no vamos a aceptar un musulmán o una mezquita en nuestro país? Eso no vale".

Merkel niega que Alemania esté desbordada

Antes de la información ofrecida por Politico, la canciller concedió una entrevista en horario de máxima audiencia en la televisión pública ARD enfocada también a la crisis de refugiados. En ella, Merkel negó que Alemania se encuentre desbordado por la avalancha de inmigrantes, aunque sí reconoció que su país no puede solventar solo esta crisis y necesita cooperación con sus socios europeos y con vecinos como Turquía. "Tengo un plan, pero no depende sólo de mí", afirmó al abordar la complejidad de la crisis. "Lo conseguiremos. Estoy convencida", afirmó llevada por el "optimismo" y la "disposición interna", para añadir posteriormente: "Mi tarea es solucionar esta situación. Tengo la seguridad y el optimismo de que esto puede lograrse".

Con respecto a las críticas sobre su supuesto populismo al propugnar una política de puertas abiertas y visitar centros de refugiados, Merkel se mostró contundente y aseguró no querer "entrar en una competición a ver quién recibe peor a los refugiados". Además, preguntó: "¿Alguien cree que estas personas recorren miles de kilómetros porque me saqué un selfie (con un refugiado)? ¿Que cruzan el mar en barca?" y respondió tajante: "Esa no es la razón".

"¿Alguien cree que estas personas recorren miles de kilómetros porque me saqué un selfie (con un refugiado)?"

A juicio de la canciller, la situación es "extraordinaria" en Alemania, que entre enero y septiembre ha recibido a unos 577.000 refugiados, "quizá la más difícil desde la reunificación" alemana en 1990, pero se puede afrontar y solventar, defendió. Merkel indicó que "la situación está ahí" y que hay que hacerle frente y buscarle soluciones en distintos ámbitos, desde el interno nacional, pasando por el europeo, hasta el combate de las causas originales que obligan a la gente a abandonar su país.

En el contexto alemán, la canciller abogó por mejorar y agilizar todo el proceso de tramitación de las peticiones de asilo y la acogida de los miles de personas que llegan cada día al país. En el ámbito comunitario, recordó el "primer paso" que ha supuesto el acuerdo para repartir 160.000 refugiados entre la mayoría de Los 28, pero dijo acto seguido que esto "no es suficiente" y que será preciso dar más pasos en materia de coordinación y protección de las fronteras exteriores.

Lo que sí es claro, en opinión de la canciller, es que "no se pueden cerrar las fronteras", porque "no funcionaría". "Sólo podemos proteger las fronteras exteriores llegando a acuerdos con nuestros vecinos", dijo en referencia principalmente a Turquía. Asimismo, la canciller pidió de nuevo a sus socios europeos una mayor responsabilidad porque "no sólo cuatro países" pueden estar asumiendo el grueso de los peticionarios de asilo que llegan al continente.