Público
Público

Elecciones en Noruega La 'Merkel noruega' gana pero no logra la mayoría con la ultraderecha en las elecciones

La también llamada 'Erna de hierro' -por su línea dura en inmigración- consigue ser la primera líder conservadora que es reelegida en más de tres décadas.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:

La primera ministra noruega, Erna Solberg, habla a sus simpatizantes en Oslo (Noruega). EFE/Junge Heiko

La primera ministra Erna Solberg, apodada la Merkel noruega, no consiguió la mayoría absoluta en las elecciones parlamentarias celebradas este lunes en el país nórdico. No obstante, la también llamada Erna de hierro -por su línea dura en inmigración- consigue ser la primera líder conservadora que es reelegida en más de tres décadas.

El Partido Conservador (Høyre), contra todo pronóstico, la ultraderecha de Partido del Progreso (FrP), demócrata cristianos y liberales obtuvieron 89 de los 169 escaños. Como hace cuatro años, los conservadores tendrán que sentarse a negociar con las otras formaciones de derechas para poder gobernar.

El Gobierno 'rojiverde', como el que lideró Jens Stoltenberg entre 2005 y 2013, queda descartado, pues el Partido Laborista (el centro-izquierda socialdemócrata) sumó junto con los Socialistas de Izquierda y el Partido del Centro sólo 80 escaños.

Política antimigratoria

Solberg, de 56 años, entró en el Parlamento en 1989, cuando ya había finalizado sus estudios de Sociología y Ciencias Políticas, y años después presidió la Asociación de Mujeres Conservadoras (1994-1998).

Fue ministra de Administraciones Locales y Regionales en el segundo Gobierno del democristiano Bondevik (2001-2005), y de esa época le viene el apodo de 'Erna de hierro', por su línea dura en inmigración y por sus presiones a Extranjería para intentar expulsar del país al líder religioso kurdo mulá Krekar.

Su etapa de ministra se vio salpicada también por el "caso Vanunu", por el "espía atómico" israelí Mordejai Vanunu, al que su departamento negó asilo político para no enturbiar las relaciones políticas con Israel, como se reveló años más tarde.

A pesar del mal resultado, la ultraderecha, de la mano del Partido Conservador liderado por Solberg, accedió al gobierno en 2013, siendo esta la primera vez que un partido de este corte ideológico llegaba al poder en Escandinavia.