Público
Público

Merkel pide más recortes aunque dañen al crecimiento

La canciller alemana ve "improbable" que el supervisor bancario esté listo para enero: "Es preciso un cierto nivel de calidad y eso requiere tiempo".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más ajustes y más reformas. La canciller alemana, Angela Merkel, sigue defendiendo las políticas de austeridad a capa y espada a pesar de que estas medidas afecten negativamente al crecimiento en un primer momento. En un encuentro con los medios de comunicación, Merkel fue muy tajante al defender que haya más recortes en la eurozona.

Merkel reconoció que algunas naciones de la eurozona están en una 'fase en la que la reducción del déficit está provocando impulsos negativos para el crecimiento' económico. 'Estamos en un momento recesivo, pero el camino para salir de la crisis pasa por la implementación del pacto fiscal, por no repetir los fallos del pasado y por la mejora de la competitividad', aseguró la canciller.

Por eso, Merkel instó a los países, entre ellos España, a que mantengan la hoja de ruta reformista pese a sus consecuencias a corto plazo y a que, de forma paralela, apliquen medidas sin coste económico para fomentar el crecimiento y la creación de empleo.

La canciller apuntó que este tipo de medidas están ya dando su fruto en algunos países como España y Portugal, donde las exportaciones han repuntado en los últimos meses.

Por otro lado, Merkel consideró 'relativamente improbable' que la autoridad europea que debe supervisar la actuación del sector bancario pueda estar a pleno rendimiento el próximo mes de enero. La jefa del Gobierno alemán reiteró las dudas aireadas este fin de semana por su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, sobre la posibilidad de que el supervisor bancario, integrado en el Banco Central Europeo (BCE), pueda entrar en funcionamiento a principios de 2013, como defienden varios miembros de la zona euro, entre ellos, y con contundencia, España.

Mientras no haya un supervisor bancario no habrá capitalización directa de los bancos españoles. Eso lo sabe bien el Gobierno de Mariano Rajoy, que no ha dejado de presionar para que ese ssupervisor esté listo cuanto antes. Merkel, sin embargo, no parece tener prisa: 'Es preciso un cierto nivel de calidad en la autoridad bancaria. Eso requiere tiempo'.  

Merkel alegó que 'es preciso cierto nivel de calidad' en el desempeño de las funciones de este nuevo organismo común para facilitar la unión bancaria y que alcanzarlo requiere cierto tiempo.

A su juicio, la eurozona no puede 'decepcionar a los mercados' proponiendo medidas y plazos para salir de la crisis que luego no puede cumplir, como ya ha pasado en repetidas ocasiones en el pasado. Este tipo de anuncios que posteriormente no se cumplen 'han dañado' la credibilidad de Europa, añadió la canciller alemana.

Schäuble ya señaló en la reunión informal del Eurogrupo del pasado fin de semana que no cree que el BCE pueda comenzar a supervisar la banca de la zona euro a partir del 1 de enero de 2013, como propone la Comisión Europea. Además, Bruselas apostó por que el BCE supervise a los 6.000 bancos de la zona euro, pese a la resistencia de Alemania, que prefiere que la vigilancia se centre en las entidades más grandes.

La creación del supervisor bancario único es un requisito previo para que el fondo permanente de rescate, el MEDE, pueda recapitalizar directamente a los bancos, tal y como se acordó en la cumbre europea de junio. Este paso beneficiaría a países como España, que se acogería a la recapitalización directa a través de la ayuda europea a la banca de hasta 100.000 millones de euros.