Diario Público
Diario Público

Merkel, reelegida líder de los conservadores alemanes con un 89,5%

La canciller alemana aprovecha el congreso de su partido para avisar de que no todos los refugiados llegados al país podrán permanecer en Alemania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Varias imágenes de la canciler alemana Angela Merkel durante el congreso de su partido, la CDU, en Essen. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Varias imágenes de la canciler alemana Angela Merkel durante el congreso de su partido, la CDU, en Essen. REUTERS/Kai Pfaffenbach

ESSEN (Alemania).- La canciller de Alemania, Angela Merkel, fue reelegida este martes presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) con un 89,5% de los votos, en el congreso federal que celebra la formación en Essen (oeste) para preparar la campaña electoral de las generales de 2017. Merkel (que obtuvo un apoyo del 96,7% dos años atrás) fue ratificada así como líder del partido, dos semanas después de haber anunciado que optará a un cuarto mandato como canciller en los comicios previstos para dentro de diez meses.

Antes de la votación, Merkel se había dirigido a sus filas para pedirles apoyo y unidad, tras advertir de que la campaña para su reelección como canciller "no va a ser fácil". "Necesito vuestra ayuda", afirmó, para añadir que "está en nuestra mano lograr el futuro que anhelamos para nuestro país", para lo que es preciso lograr la cohesión de su partido y también el apoyo de su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU).

Las próximas generales serán mucho más difíciles que las anteriores y en ningún caso "dulces", insistió, en alusión a la emergente derecha radical de Alternativa por Alemania (AfD).

Merkel dirigió a los delegados un discurso de una hora y media larga, al que siguió una cerrada ovación de más de once minutos, y en el que prometió que, de ganar las elecciones, no habrá subida de impuestos. La líder conservadora alemana se refirió a la moción aprobada ayer por la cúpula de la formación, en las sesiones preparativas al congreso, donde se expresa explícitamente el rechazo a cualquier tipo de subida fiscal.

La líder alemana aludió, indirectamente, a los planes de la oposición Verde e izquierdista, que reclaman un impuesto sobre el patrimonio, así como a los de sus socios de coalición socialdemócratas, que apuntan asimismo a un incremento de la presión fiscal sobre las grandes fortunas.

Merkel fue ovacionada al pronunciarse a favor de vetar el burka u otros velos islámicos integrales en los espacios públicos "donde sea posible su prohibición"

El tema central de la congreso es la acogida de refugiados (Alemania recibió desde principios de 2015 1,3 millones de solicitantes de asilo) y Merkel buscó el acercamiento hacia el ala más derechista de la CDU y hacia la CSU.

La situación que se vivió en ese año en Alemania, como consecuencia de la crisis migratoria, "no va a repetirse", añadió, para recordar que a lo largo de este 2016 se redujo considerablemente este flujo. "No todos podrán quedarse. Pero cada una de esas solicitudes va a ser evaluada individualmente y cada caso será resuelto", garantizó la líder ante el congreso, dominado por las exigencias del ala derechista de la CDU y de su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) para que frene la llegada de refugiados. Se comprometió a trabajar intensamente para la integración de aquellos que sí tienen perspectivas de quedarse y también de acelerar las expulsiones de quienes no estén en esa situación.

Fue ovacionada clamorosamente al pronunciarse por vetar el burka u otros velos islámicos integrales "en los espacios públicos donde es posible su prohibición", para resaltar que en una sociedad abierta corresponde ir "con el rostro descubierto".

La canciller alemana, Angela Merkel, tras ser reelegida presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) con un 89,5% de los votos, en el congreso federal en Essen. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Sus palabras fueron seguidas con algunas intervenciones críticas, que exigían de ella posiciones más claramente conservadoras para hacer frente a la derecha radical.

Finalmente logró ese claro respaldo de los delegados, dieciséis años después de haber asumido las riendas de la CDU, entonces con un 95,6% de los votos. Desde entonces ha sido ratificada en el cargo cada dos años con resultados que oscilaron entre el mínimo del 88,4%, en 2004, y el récord del 97,9% de 2012, mientras que en 2014, obtuvo el mencionado 96,7%.

El congreso de Essen tiene para Merkel un significado especial, ya que en esa misma ciudad de la cuenca del Ruhr se celebró en 2000 el congreso del que salió convertida en jefa de la CDU, entonces en la oposición y hundida en el escándalo de cuentas secretas durante la llamada "era" Helmut Kohl.