Público
Público

México descabeza a Los Zetas en su principal feudo

Carlos Alberto Oliva, 'La Rana', ordenó el incendio del casino en el que murieron 52 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número tres del sanguinario cártel de Los Zetas, Carlos Alberto Oliva, el hombre que supuestamente ordenó el incendio del Casino Royale de Monterrey en agosto, donde murieron 52 personas, ha sido capturado por las autoridades mexicanas. Militares de ese país lo exhibieron ayer en la capital ante los medios de comunicación, al día siguiente de su detención en Saltillo, capital de Coahuila.

Según el Ministerio de Defensa Nacional, Oliva, apodado la Rana, fue quien dio las 'instrucciones' para incendiar el Casino Royale y ocasionar la masacre más infame cometida hasta ahora por el narcotráfico contra la población civil en México. El autor material del ataque fue uno de sus secuaces, ahora prófugo de la justicia mexicana.

Oliva, de 37 años, es 'uno de los líderes más importantes' del cártel, sólo por debajo de Heriberto Lazcano y Miguel Ángel Treviño, según el portavoz de Defensa, Ricardo Trevilla. El ahora detenido se enroló en Los Zetas en 2005, cuando estos aún eran el brazo armado del Cártel del Golfo, y empezó a delinquir en Tamaulipas bajo las órdenes de Jesús Enrique Rejón, uno de los fundadores de Los Zetas, detenido en julio de este año.

Según Trevilla, Oliva era ahora el jefe de la organización criminal en el noreste del país: Coahuila, Nuevo León (donde se encuentra Monterrey) y Tamaulipas; tres de los estados más aterrorizados por la guerra entre Los Zetas y el Cártel del Golfo.

A los habitantes de estos estados no les falta razón para tener miedo. La detención de Oliva desató ayer nuevos enfrentamientos entre militares y miembros de los cárteles que sembraron el pánico en Saltillo.

El Ejército y los delincuentes intercambiaron disparos durante más de tres horas en plena calle. En uno de estos tiroteos una bala alcanzó a un taxista, que murió en el acto, y otra impactó en el parabrisas de un autobús de línea. Además, ocho personas resultaron heridas, entre ellas tres policías.