Publicado: 28.12.2014 16:50 |Actualizado: 28.12.2014 16:50

"Es mi peor pesadilla. Pero no hay vuelta atrás"

AirAsia vive sus momentos más duros desde su fundación, hace una década. Su fundador, Tony Fernandes ha asegurado que "estaré ahí en estos momentos difíciles"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un avión con 162 personas a bordo desapareció el domingo mientras volaba sobre el mar de Java./ REUTERS

Un avión con 162 personas a bordo desapareció el domingo mientras volaba sobre el mar de Java./ REUTERS

AirAsia pasó de tener dos aviones en 2001 a ser un gigante del sector que opera más de 180 aviones en sólo una década, pero ahora afronta su mayor desafío.

Una trayectoria de ensueño para la aerolínea y su jefe , Tony Fernandes, se agrió el domingo, cuando AirAsia Indonesia anunció que un Airbus 320-200 con 162 personas a bordo desapareció en un vuelo desde la ciudad indonesia de Surabaya con destino Singapur.

"Es mi peor pesadilla. Pero no hay vuelta atrás", dijo Fernandes en su cuenta de Twitter, que tiene casi un millón de seguidores.




"Como consejero delegado del grupo estaré ahí en estos momentos difíciles. Pasaremos esta prueba terrible juntos e intentaré ver a todos cuantos pueda", dijo.

El avión desapareció después de que los pilotos pidiesen cambiar la ruta para evitar el mal tiempo. Las autoridades indonesias suspendieron la búsqueda al anochecer del domingo y la retomarán por la mañana.

Indonesia AirAsia está controlada al 49 por ciento por AirAsia Bhd, con sede en Malasia, mientras que el resto de sus propietarios son socios locales.

La presencia de Fernandes en Twitter y su perfil han dado resultado a la empresa, pero su implicación personal probablemente suponga un golpe devastador para un hombre que ha sido identificado con el crecimiento de una de las empresas más visibles del Sureste de Asia.

El grupo AirAsia ha tenido un historial virtualmente sin tacha hasta el domingo, frente a otros competidores como Malaysia Airlines o las indonesias Lion Air o Garuda Indonesia , que han perdido varios aviones en accidentes en la última década.

El fundador de AirAsia, Tony Fernandes

El fundador de AirAsia, Tony Fernandes/ REUTERS



"Tony Fernandes y AirAsia se perciben como la industria de la aviación. La aerolínea es altamente exitosa y tiene un excelente historial de seguridad", dijo John Strickland, director de JLS Consulting, con sede en Londres.

El grupo AirAsia, que tiene filiales en Tailandia, Filipinas e India, se ha convertido en un gran rival para aerolíneas regionales como Malaysia Airline, Singapore Airlines o Qantas.

Lion Air y AirAsia han liderado un frenesí comprador de aeronaves y han realizado pedidos récord por decenas de miles de millones de dólares a Boeing y Airbus mientras compiten por el transporte de pasajeros en una región de la que se espera que supere a Estados Unidos como el principal mercado de la aviación.

Con 475 aeronaves pedidas o entregadas, AirAsia ha emergido como el principal cliente asiático de Airbus. Los pedidos han sido tan grandes que suponen un episodio en la mayor disputa comercial del mundo entre Airbus y Boeing por acusaciones mutuas de subvenciones ilegales.

La aerolínea ha sido agasajada por los políticos europeos al convertirse en uno de los principales clientes únicos de exportación para la industria europea, ayudando a asegurar miles de empleos.

Pero Fernandes, un contable educado en Reino Unido y exejecutivo de Warner Music, prefiere llevar vaqueros y su gorra roja de AirAsia. También es presidente del club de fútbol de la liga inglesa Queens Park Rangers, y posa amigablemente con los admiradores para hacerse fotografías.

Fernandes ha tenido una larga disputa verbal con Malaysia Airlines, ha apostado fuerte por los derechos de aterrizaje y ha tenido choques con el Gobierno malasio para asegurar nuevas rutas.

La noticia de la desaparición del avión se produce en un año desastroso para las aerolíneas del país. Malasya Airlines perdió dos aviones este año.

En los últimos meses, los beneficios de AirAsia han recibido el impacto de una guerra de precios en su mercado local y ha tenido que retrasar algunos pedidos de aviones, con signos de sobrecapacidad en algunos mercados del sureste asiático.