Público
Público

Milagroso rescate en China

Al menos 1.300 personas fueron evacuadas de un tren minutos antes de que uno de los vagones cayera a un río

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 1.300 personas fueron evacuadas en veinte minutos de un tren, después de que las inundaciones destruyesen un puente que dejó colgando durante media hora dos de los vagones del convoy en la provincia suroccidental de Sichuan, informa el periódico Nuevo Pekín.

El accidente, que no ha producido víctima mortal alguna, ocurrió a las 15.15 hora local cerca de la localidad de Guangshan, cuando las crecidas en un río local destruyeron dos pilares del puente.

La prensa informó ayer de lo ocurrido, pero todavía se ignoraba el número de viajeros que se encontraban en el interior del tren y si se habían producido víctimas mortales.

El tren se dirigía desde la ciudad de Xian, capital de la provincia central china de Shaanxi, a la de Kunming, principal localidad de la provincia suroccidental de Yunnan.

Según la prensa, los obreros que trabajaban en la zona fueron testigos del accidente y comenzaron inmediatamente el rescate.

Un grupo de ocho personas rompió con sus herramientas las ventanas de dos de los vagones del tren, y rescataron a 400 viajeros, mientras que los 900 restantes salieron por los coches delanteros del tren y atravesaron el puente antes de que éste quedase destruido. Diez minutos después de terminar el rescate, los pilares del puente cedieron y arrastraron al agua a los vagones.

Desde el pasado sábado en la localidad de Wenchuan, también situada en Sichuan, y zona que fue epicentro del terremoto de mayo de 2008, con más de 87.000 víctimas, han muerto 15 personas debido a las inundaciones, aunque todavía siguen varias más desaparecidas.

El país asiático vive su peor temporada de inundaciones desde hace doce años, con más de 3.400 muertos y desaparecidos desde mayo. Los daños y el número de víctimas son comparables a los producidos por las crecidas de los ríos Yangtsé y Songhua en 1998, que ocasionaron más de 4.000 muertos y 140 millones de desplazados y fueron las peores inundaciones de las últimas décadas.