Público
Público

Miles de franceses pasan la noche en la carretera por la nieve

Los ferrocarriles también han registrado problemas en algunas líneas de cercanías y en los servicios regionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de personas tuvieron que pasar la noche en sus coches al quedar bloqueados en carreteras y autopistas por la histórica nevada de esta noche. El transporte terrestre y aéreo sigue muy afectado con los aeropuertos paralizados desde primera hora de la mañana, con carreteras y autopistas cortadas al tráfico y los camiones inmovilizados.

El ministro del Interior, Brice Hortefeux,  ha desaconsejado en un comunicado el uso de vehículos en toda la región Ile de France. El ministro ha recordado que los dos tercios del norte de Francia están en alerta por heladas y por la formación de placas de hielo. El Centro Nacional de Información Vial (CNIR), ha comunicado que en la región de París se mantenía la prohibición de circular a todos los camiones de más de 7,5 toneladas.

En los aeropuertos de la capital se han cancelado decenas de vuelos por la nevada y miles de pasajeros han pasado la noche en los aeropuertos al no poder llegar a sus destinos. Situación que volvía a repetirse a primera hora de la mañana, en este caso por el hielo que se había formado en las pistas, pero también por los problemas de muchas tripulaciones para acceder. Aeropuertos de París (ADP) ha comunicado que la vuelta a la normalidad tardará varias horas, aunque las condiciones meteorológicas son relativamente favorables. De hecho, Météo France ha indicado que no se esperan nuevas nevadas en Ile de France con el cielo despejado, pero con temperaturas inferiores a cinco grados bajo cero en algunos puntos de la región.

Los ferrocarriles también han registrado problemas en algunas líneas de cercanías y en los servicios regionales de París por la imposibilidad para ciertos conductores de llegar a su puesto de trabajo. Además, la compañía SNCF había decidido ayer disminuir la velocidad de sus trenes de alta velocidad (TGV) para evitar la proyección de trozos de hielo a las ventanas, y eso causaba retrasos de muchos convoyes.