Publicado: 13.12.2014 19:56 |Actualizado: 13.12.2014 19:56

Miles de personas claman en EEUU contra la violencia policial

Varias marchas en diferentes ciudades, con Washington a la cabeza, exigen mayor protección tras las muertes de ciudadanos negros desarmados a manos de policías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de personas se han manifestado este sábado en diferentes ciudades de Estados Unidos en protesta contra la violencia racial de la Policía, a la luz de varios casos de policías blancos que han matado este año a ciudadanos negros desarmados. La marcha más multitudinaria, celebrada en Washington, ha bloqueado la avenida Pennsylvania entre la Casa Blanca y el Capitolio.

Los manifestantes han exigido al Congreso mayor protección al grito de "Justicia para todos". Las protestas, convocadas también en Nueva York, Boston o San Francisco, han sido promovidas por la Red de Acción nacional, asociación fundada por el reverendo Al Sharpton, uno de los grandes líderes de la comunidad afroamericana en EEUU. "Necesitamos más que palabras, necesitamos acciones legislativas que cambien las cosas tanto en el papel como en las calles", dijo en un comunicado Sharpton.

Desde la Plaza de la Libertad, cerca de la Casa Blanca, en la capital estadounidense, en un ambiente festivo, los congregados ─jóvenes y ancianos, blancos y negros─ caminaron hasta el Capitolio, sede del Congreso, pertrechados de pancartas en las que se leían consignas como "Las vidas negras importan", "Manos arriba, no disparen" o "El racismo en una enfermedad letal". "Esto no es una marcha blanca o una marcha negra. Esta es una marcha estadounidense, de manera que los derechos de todos los estadounidenses están protegidos", afirmó Sharpton.

Los participantes en el acto recordaron el caso de Eric Garner, que murió el pasado julio en Nueva York a manos del policía blanco Daniel Pantaleo, contra el que un gran jurada decidió no presentar cargos hace diez días. Garner, de 43 años, era asmático y murió por asfixia, según determinó la autopsia, después de que Pantaleo le colocara el brazo alrededor del cuello y ejecutara una llave de estrangulamiento, acto que fue grabado por un transeúnte en vídeo.

Otro gran jurado decidió el pasado mes no imputar al policía blanco Darren Wilson por la muerte del joven negro Michael Brown. Wilson, de 28 años, tiroteó a Brown, de 18 años, tras robar éste una caja de cigarrillos en un supermercado de Ferguson, un suburbio de San Luis (Misuri), en circunstancias no aclaradas públicamente. También evocaron los manifestantes el caso del pequeño Tamir E. Rice, de 12 años, que murió en Cleveland (EEUU) el pasado noviembre por los disparos de un policía que confundió la pistola de juguete que portaba el menor con un arma de verdad.

Familiares de esas tres víctimas acudieron a la manifestación de Washington y expresaron ante la multitud su condena de la violencia policial. "Este es un momento histórico", afirmó la madre de Eric Garner, Gwen Carr, quien vestía una sudadera con la frase "No puedo respirar", pronunciada por su hijo antes de fallecer.

En Nueva York, la marcha se ha desarrollado por Manhattan hasta terminar en la sede del Departamento de la Policía de Nueva York. "Ahora es temporada abierta (de caza) de negros", dijo Umaara Elliott, coorganizadora de la manifestación en un comunicado. "Por eso demandamos que se tomen medidas en todos los niveles del Gobierno para asegurarnos de que cesen esos asesinatos racistas por parte de la policía", agregó.

Las tensiones raciales han hecho que Barack Obama reafirmara recientemente su compromiso con la mejora de la relación entre la policía y la ciudadanía. El pasado día 3, Obama, primer presidente negro de la historia de EEUU, subrayó la "inquietud de demasiadas comunidades de minorías de que las fuerzas del orden no tratan con ellos de una manera justa". "Este es un problema estadounidense, cuando alguien de este país no es tratado con igualdad ante la ley. Es un problema y, como presidente, es mi trabajo ayudar a resolverlo", aseveró el mandatario.