Público
Público

Miles de personas se manifiestan contra la "destrucción" de Afganistán

Portugal detiene y expulsa a diez militantes de las Juventudes de IU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La contracumbre de la OTAN en Lisboa acabó ayer con la detención de 42 manifestantes, entre ellos varios españoles. Bajo el lema 'Paz, sí; la OTAN, no', unas 30.000 personas recorrieron ayer las calles de la capital portuguesa exigiendo el fin de las guerras en el mundo.

Algunos de los pacifistas, procedentes de varios países, se rociaron con pintura roja para simbolizar la sangre de las víctimas de las acciones de la OTAN y se tumbaron en el suelo donde permanecieron hasta su detención. Fue esa acción la que provocó la acción de los antidisturbios. 'Teníamos candados de bicicleta y moto en los tobillos, había 21 personas en la calzada, unas de apoyo con pancartas y otras con pintura roja', explicó Carlos Pérez, de Alternativa Antimilitarista Moc de Valencia.

Una de las intervenciones más aplaudidas por los manifestantes fue la de Socorro Gómez, del Consejo Mundial de la Paz, quien responsabilizó a Estados Unidos y a 'sus aliados europeos' de la 'destrucción' de Afganistán e Irak.

En la manifestación de ayer también participaban representantes de Izquierda Unida. Diez militantes de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) integrada en la federación que iban a participar en la marcha anti-OTAN fueron retenidos a última hora de la noche del viernes por la policía portuguesa en la frontera. 'Nos cachearon, nos hurgaron los dos coches, nos abrieron hasta los sacos de dormir, nos llamaron uno a uno -relata a Público Roberto Barrios, uno de los jóvenes que viajaron desde Madrid-. Como no encontraron nada, ni armas ni droga, se agarraron a unas pegatinas y a unos panfletos de una asociación de estudiantes, aparte de a los carnés del PCE y la UJCE que algunos llevaban'.

Los agentes expidieron entonces una orden por la que se les prohibía entrar en el país, al considerarles 'peligrosos para la seguridad interna'. 'Decían que éramos comunistas y que a Portugal no le interesaba una protesta contra la cumbre'.

Los diez jóvenes tuvieron que regresar a Extremadura, a la sede de IU en Badajoz. Intentaron franquear la frontera ayer, pero tampoco lo lograron. No pudieron participar en la protesta 'legal y pacífica' de Lisboa. Ahora verán qué hacer. El eurodiputado de IU, Willy Meyer, pedirá explicaciones en los organismos europeos. 'Tienen miedo al nuevo despertar contra la OTAN. Hoy, ser comunista es peor que pertenecer al PP o al PSOE. Si esto hubiera ocurrido a militantes del PP en Cuba o Venezuela, ya lo veríamos en las portadas de periódicos de la derecha', lamentaba ayer Barrios.