Publicado: 19.10.2015 21:26 |Actualizado: 19.10.2015 21:27

Miles de personas plantan cara
a los islamófobos alemanes

Diversas marchas confluyen en el centro de Dresde, donde Pegida había convocado una manifestación por su primer aniversario y para pedir el fin de la acogida de refugiados.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
Un momento de la manifestación del movimiento Pegida en Dresde. - EFE

Un momento de la manifestación del movimiento Pegida en Dresde. - EFE

DRESDE.- Miles de ciudadanos se sumaron este lunes a las distintas marchas convocadas en la ciudad alemana de Dresde (Alemania) para protestar contra el movimiento Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), que había convocado una concentración con motivo de su primer aniversario. Las distintas contramanifestaciones partieron desde diferentes partes de la ciudad en dirección al centro, donde el movimiento islamófobo convocó, como cada lunes, a sus simpatizantes para pedir el fin de la acogida de solicitantes de asilo en Alemania.

El lema elegido por quienes se oponen a Pegida fue "Corazón en lugar de odio", y a este espíritu se ha sumado la Semperoper, la ópera de Dresde. Su fachada es siempre el telón de fondo de la manifestación de Pegida y este lunes muestra el rechazo de la institución a cualquier tipo de intolerancia, con un panel electrónico con mensajes como "No somos un decorado para la xenofobia" o "No somos los bastidores para la intolerancia".



El ministro de Interior del Estado federado de Sajonia, Markus Ulbig, elogió a los ciudadanos que han decidido salir a la calle de Dresde, la capital de la región, para dejar claro al mundo que la ciudad tiene una cara distinta a la que muestra Pegida. Según apuntó, con el apoyo de las fuerzas de seguridad de otros Estados se han desplegado en la localidad un millar de agentes ante la previsión de que participen en las distintas convocatorias más de 20.000 personas. Ulbig hizo además un llamamiento a manifestarse de manera pacífica y aseguró que la Policía actuará contra cualquier abuso de la libertad de expresión o de manifestación.

Por su parte, el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, condenó las actividades de Pegida al considerar que "siembra el odio que después se convierte en violencia". Advirtió además a quienes se unen a Pegida de que "no tienen excusa" si deciden marchar junto a un movimiento fundado por una persona que llegó a disfrazarse como Adolf Hitler y que, en su última concentración, sacó a pasear sendas horcas de madera para la canciller y el vicecanciller. El aniversario del movimiento islamófobo llega dos días después de que un hombre acuchillara a la candidata favorita a la alcaldía de la ciudad de Colonia en un ataque presuntamente xenófobo.