Público
Público

Miles de presos palestinos hacen huelga de hambre

Protestan contra las condiciones en la cárceles israelíes y el régimen de visitas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los 7.000 prisioneros palestinos que están recluidos en las cárceles de Israel han comenzado una huelga de hambre intermitente con el objetivo de presionar al Estado judío para que mejore sus condiciones de vida. El director de la Asociación de Prisioneros Palestinos, Qaddura Fares, dijo ayer a Público que la huelga se ha convocado, por ahora, sólo para tres días, el miércoles pasado y los próximos 17 y 27 de abril, pero no descarta ampliarla indefinidamente si las autoridades israelíes no hacen caso a las cinco demandas de los detenidos.

Las reivindicaciones son muy variadas aunque en general están relacionadas con las condiciones de vida dentro de las cárceles, que, según los reclusos, se han deteriorado en los últimos tiempos, especialmente desde la captura del soldado israelí Guilad Shalit por parte de las milicias de Gaza en junio de 2006.

La primera demanda tiene que ver con el trato que reciben los familiares de los prisioneros palestinos en los controles militares de Cisjordania, cuando se dirigen a visitarlos. Según los reclusos, sus familiares son humillados por parte de los soldados israelíes de manera habitual y no están exentos de vejaciones físicas.

La segunda demanda va contra la prohibición de visitas a las familias de los 900 prisioneros oriundos de la franja de Gaza. Estos reclusos no están autorizados a recibir visitas desde hace casi cuatro años, es decir desde junio de 2006, cuando las milicias capturaron al soldado Shalit.

Los reos exigen que se reanuden este tipo de visitas que también están prohibidas para los miembros de Hamás de Cisjordania que han sido detenidos justamente para presionar a esta organización fundamentalista, aunque sin ningún éxito de momento, acerca de un canje de prisioneros.

Con la tercera demanda se exige a Israel que no limite el número de visitas de las familias de los prisioneros oriundos de Cisjordania. La cuarta reivindicación insta a permitir que los presos puedan ver el canal de televisión árabe Al-Yazira, que está prohibido en las cárceles sin ningún motivo aparente. La quinta y última reivindicación exige la libre circulación de libros en el interior de la cárcel, incluidos los libros de texto, y que a los prisioneros se les permita presentarse a los exámenes de graduado escolar.

Además, los reos de Cisjordania que están autorizados a recibir visitas en la cárcel han declarado una 'huelga de visitas durante todo el mes de abril' en muestra de solidaridad con sus compañeros de Cisjordania y de la franja de Gaza a quienes no se les permite recibir ni siquiera a sus familiares más cercanos.

El portavoz de la Dirección de Prisiones de Israel, Yaron Zamir, declinó anoche comentar la situación de los prisioneros palestinos argumentando que las condiciones de las cárceles israelíes cumplen con todos los requisitos internacionales, pero no se refirió a la prohibición de recibir visitas durante casi cuatro años por parte de los detenidos oriundos de la franja de Gaza. Zamir tampoco quiso explicar por qué se prohíbe el canal de televisión Al-Yazira.

Qaddura Fares subrayó que hay un elevado número de reclusos que se encuentran confinados en solitario 'desde hace mucho tiempo'. Además, en las cárceles israelíes hay 36 mujeres y 338 jóvenes menores de 18 años. La dirección de Ramala exige su liberación inmediata desde hace años.