Público
Público

Las milicias libias toman posiciones en el bastión gadafista de Sirte

El Consejo Nacional libio cree que la caída de la ciudad natal de Gadafi es inminente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las milicias libias del Consejo Nacional Transitorio (CNT) lograron importantes avances en su asalto a Sirte, una de las escasas localidades que todavía permanece en manos de los gadafistas.

Las fuerzas del CNT, órgano político de la insurrección, lanzaron una ofensiva desde cuatro frentes que les permitió tomar el control de la universidad Ettahadi, del centro de conferencias Ouagadougou y del hospital Ibn Sina.

Estos puntos eran considerados los baluartes de la resistencia gadafista, que tenía apostados en ellos a decenas de francotiradores para impedir cualquier incursión de los rebeldes.

Los avances de los rebeldes coincidieron con nuevos ataques de los cazas de la OTAN, que alcanzaron más de 50 blancos en las últimas 24 horas. El sábado, antes de que se suspendieran los combates, los rebeldes habían logrado controlar una de las zonas residenciales más importantes de la ciudad, conocida como el barrio de las 700 viviendas.

Tras una pausa en los combates en la noche del sábado debido a una tormenta de arena, los choques entre rebeldes y gadafistas se reanudaron con intensidad en la mañana.

'Los combates de Sirte han experimentado hoy un avance significativo. La batalla está próxima a su fin y la liberación de la ciudad será total en las próximas horas', informarón a Efe un portavoz del CNT.

Las bajas entre las filas rebeldes son importantes y sus dirigentes reconocieron que se han producido varios muertos y heridos.

En los últimos dos días, las fuerzas del CNT han informado de la muerte de al menos una treintena de sus combatientes, la mayoría alcanzados por francotiradores, y de más de 200 heridos.

'Ha habido varios muertos y heridos, pero el balance exacto sigue sin determinarse', afirmó el portavoz.

Las fuerzas del CNT prevén enfrentamientos incluso más duros en el centro de Sirte, donde los gadafistas son numerosos y cuentan con un importante arsenal.

Mientras, en Bani Walid, prácticamente el último bastión de las fuerzas leales al antiguo régimen, los dirigentes rebeldes han dado una última prórroga de dos días a los gadafistas para deponer las armas y rendirse, antes de lanzar un ataque similar al de Sirte.

Los rebeldes están en contacto con representantes de las tribus de la zona, en el oeste del país, que ejercen como intermediarios, pero los resultados de las negociaciones aún se desconocen.

Según las fuentes rebeldes, en las milicias libias del CNT han enviado a Bani Walid un número importante de fuerzas y una cantidad considerable de material de guerra para completar el asalto de la ciudad.