Público
Público

Otro militar "suicidado" en Argentina

El ex oficial muere un día antes de declarar ante el juez por el robo de bebés durante la dictadura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los roles se han invertido. Si durante la última dictadura argentina (1976-1983) los militares eliminaban a los detenidos que no cantaban (dar información) en las sesiones de tortura, en la actualidad los resabios de la represión se encargan de borrar a los ex miembros de las fuerzas armadas que puedan cantar ante los tribunales.

Es el caso del ex teniente coronel Paul Alberto Navone, de 65 años, quien apareció muerto de un tiro en la sien en las inmediaciones de un hotel de la Fuerza Aérea en la provincia de Córdoba el pasado lunes. Ese mismo día debía prestar declaración indagatoria en la causa que investiga el robo de dos bebés en el Hospital Militar de Paraná, provincia de Entre Ríos. Pero presentó un certificado médico -tenía diabetes- y postergó la cita para el 3 de marzo.

La fiscal de instrucción María Dimeglia calificó el hecho como 'averiguación de suicidio', ya que el represor dejó una carta a su familia en la cual les agradeció por 'los momentos vividos' y aclaró que se trata de 'una decisión personal'.

Pero Abuelas de Plaza de Mayo, la organización que puja con más fuerza por la restitución de la identidad de los hijos y nietos de desaparecidos, duda de esta versión y pide que se investigue si Navone 'ha sido eliminado'.

'Es muy sugestivo que estas personas desaparezcan del mundo justo cuando tienen que declarar ante la Justicia', dijo la presidenta de la entidad, Estela de Carlotto, en declaraciones en la radio.

La referencia más cercana es la muerte del ex prefecto Héctor Febres, quien apareció envenenado en una cárcel militar el pasado 10 de diciembre. Según las primeras pesquisas de la jueza Sandra Arroyo Guzmán, Febres fue asesinado por miedo a que hablara.

'Yo me atrevo a dudar por la muerte de este hombre. Cada vez que se va a hablar de bebés y de sus apropiadores, cae un manto de silencio', agregó Carlotto.

Se esperaba que Navone aportara datos en relación a los hijos mellizos de Raquel Negro -desaparecida durante la dictadura-, nacidos entre febrero y marzo de 1978.

'Creo que sabía mucho sobre el destino de los niños nacidos en ese hospital, era como la punta del iceberg', dijo al diario Página 12 Guillermo Germano, coordinador del Registro Único de la Verdad de Entre Ríos y uno de los querellantes en la causa.

En noviembre pasado, el antiguo represor Eduardo Tucu Constanzo aseguró ante la jueza Myriam Galizzi que Navone formó parte del grupo de tareas que trasladó a la desaparecida Negro de la ciudad de Rosario a Entre Ríos, donde dio a luz a un niño y una niña.

Según el testimonio de Constanzo, entre los coordinadores de esa operación estaba también Leopoldo Fortunato Galtieri, presidente de facto de Argentina durante la invasión de las Malvinas