Público
Público

Un millón de mujeres pide la dimisión de Berlusconi

Las italianas protagonizan las protestas contra el primer ministro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Constitución dice que Italia es una república fundada sobre el trabajo. Aunque el verdadero corazón de esta sociedad reside en la figura de la mamma. La madre, una imagen tantas veces representada en el cine como el centro de la familia prototipo, ayer recuperó el sitio que le corresponde.

Más de un millón, según los organizadores, de madres, hijas y nietas, saltaron juntas en unas 230 plazas de todo el país (otras 60 en el extranjero, incluidas Barcelona y Madrid) reclamando la dignidad perdida tras el caso Ruby y pidiendo la dimisión del primer ministro, Silvio Berlusconi. Y no lo hicieron solas. Padres, hijos y hermanos se manifestaron con ellas bajo el eslogan '¿Si no ahora, cuando?', dando muestra de que los italianos están empezando a dejar de ser un pueblo pasivo ante la decadencia de su clase política. No hubo banderas de ningún partido.

La Piazza del Popolo en Roma se quedó pequeña. En las calles adyacentes familias enteras trataban de arrimarse lo más posible para escuchar el rumor. Desde el escenario en la escalinata que sube a Villa Borghese, la secretaria general del sindicato CGIL, Susana Camusso, anunciaba el inicio de una nueva era: 'Me gustaría abrazaros a todas, una por una. Ninguna de nosotras debe bajar la guardia porque el futuro es nuestro'. Concita de Gregorio, directora del diario L'Unità, de donde partió la iniciativa, advirtió de que 'no se puede subestimar el poder de las mujeres'.

En Milán, unas 70.000 personas se asomaron a la Piazza del Duomo. Allí, el ex primer ministro Romano Prodi dijo que 'las mujeres acaban de dar la señal de que Italia se está despertando'. Y el escritor Dario Fo gritó: 'Es increíble ver que ahora en Italia las mujeres son mayoría. Ya era hora'. Lo fueron en Turín, en Nápoles, en Bari, Bolonia o Cerdeña. La ministra de educación, Mariestella Gelmini, dijo que las mujeres que se manifestaban eran 'sólo unas pocas radical chic con fines políticos'.