Publicado: 22.12.2015 10:29 |Actualizado: 22.12.2015 10:29

Un millón de niños abandonan la escuela a causa del terrorismo de Boko Haram

Los ataques del grupo terrorista en África han obligado a cerrar más de 2.000 centros educativos, mientras que varios centenares más han sufrido ataques o saqueos.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:
Un niño colorea un dibujo en la escuela. EUROPA PRESS

Un niño colorea un dibujo en la escuela. EUROPA PRESS

MADRID.- Más de un millón de niños no pueden proseguir con su educación en Nigeria y países vecinos como Camerún, Níger o Chad por la violencia asociada al grupo terrorista Boko Haram, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El responsable de la agencia para esta zona de África, Manuel Fontaine ha advertido de que es una cifra "impactante", toda vez que este millón de niños se sumaría a los once millones que ya estaban fuera del sistema educativo antes de que estallase la crisis de violencia en los cuatro países citados.



"El conflicto ha sido un duro golpe para la educación en la región y la violencia ha dejado a muchos niños sin ir a clase durante más de un año, lo que les pone en riesgo de salir del sistema", ha asegurado Fontaine en un comunicado.

Este responsable ha advertido de que la integración en el sistema educativo no es solo clave en materia de aprendizaje, sino que, "cuanto más estén fuera de la escuela, los niños tienen más riesgos de sufrir abusos, ser secuestrados o reclutados por grupos armados".

Complicada labor

Los ataques lanzados por Boko Haram, que ha expandido su actividad más allá de su bastión en el noreste de África, han obligado a cerrar más de 2.000 centros educativos, mientras que varios centenares más han sufrido ataques o saqueos. En el extremo norte de Camerún, sólo ha abierto este año una de cada 135 escuelas cerradas en 2014.

UNICEF ha ayudado a que unos 170.000 menores puedan volver al colegio en el noreste de Nigeria, pero la saturación de las clases y la utilización de muchos de estos centros como albergue para desplazados complica la vuelta en la normalidad.

Además, muchos de los profesores también son víctimas y han tenido que huir. Sólo en Nigeria, unos 600 profesores han muerto desde que Boko Haram se alzó en armas para tratar de crear un estado islámico regido por la 'sharia'.

Otras organizaciones, junto a UNICEF y gobiernos aliados han creado espacios temporales de aprendizaje y renovado escuelas para llegar a 67.000 menores. La agencia de la ONU también ha proporcionado material a más de 132.000 niños y ha formado a profesores en técnicas de apoyo psicosocial.

UNICEF ha cifrado en 21 millones de euros el dinero que necesitará en 2016 para ayudar a la población infantil de los cuatro países afectados por la violencia. En 2015, la organización sólo recibió el 44 por ciento de los fondos requeridos.