Público
Público

El Ministerio de Defensa de Rusia denuncia un ataque contra una clínica móvil en Alepo

Una paramédica militar rusa ha muerto y dos miembros del personal han resultado heridos graves. Konashenkov ha atribuido parte de la responsabilidad a países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Una paramédica militar rusa ha muerto y dos miembros del personal han resultado heridos graves. / Europa Press

MOSCÚ.- Al menos una médico ha muerto y otros dos facultativos han resultado heridos por un ataque contra una clínica móvil rusa en Alepo, según ha denunciado el Ministerio de Defensa de Rusia, que ha atribuido parte de la responsabilidad a las potencias occidentales que colaboran con los rebeldes.

"Hoy, durante una revisión de residentes locales, los milicianos atacaron con artillería un hospital móvil del Ministerio de Defensa (ruso) en Alepo", ha informado este lunes un portavoz de las Fuerzas Armadas, Igor Konashenkov. Como resultado, "una paramédica militar rusa ha muerto y dos miembros del personal han resultado heridos graves".

Por otra parte, la cadena RT también ha señalado que uno de sus trabajadores ha sufrido heridas en este incidente.

Moscú ha subrayado que las fuerzas rebeldes conocían las coordinadas "exactas" de la clínica. El ataque, según Konashenkov, ha sido cometido "sin duda" por milicianos que se oponen al régimen de Bashar al Assad, informa la agencia de noticias oficial Sputnik.

"Las manos de quienes instigaron este asesinato también están manchadas de sangre", ha advertido el portavoz, en relación a quienes "han creado, alimentado y armado a estas bestias disfrazadas de humanos y les han llamado oposición". Konashenkov ha aludido expresamente a países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Alto el fuego

Las fuerzas rusas colaboran con las sirias en la ofensiva para recuperar el control de la parte este de Alepo, controlada por combatientes rebeldes. El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha insistido este lunes en que "los grupos armados que se nieguen a abandonar el este de Alepo serán tratados como terroristas".

Sobre la propuesta de alto el fuego presentada en el Consejo de Seguridad de la ONU por varios países, entre ellos España, Lavrov la ha considerado una "provocación" para tratar de romper de forma definitiva los contactos entre Estados Unidos y Rusia en relación al conflicto sirio.

"Teniendo en cuenta las anteriores pausas que se han aprobado, no tenemos dudas que esta de diez días será usada por los extremistas para reagruparse y recuperar fuerza, impidiendo en última instancia la liberación del este de Alepo", ha sentenciado el jefe de la diplomacia rusa.